Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Los ministros del G-6 creen que la clave de la lucha contra el terrorismo es la prevención

EFE ·01/12/2007 - 17:48h

EFE - (De izda a decha) el secretario estadounidense de Seguridad Nacional, Michael Chertoff; el ministro del Interior alemán, Wolfgang Schaeuble, y su homóloga francesa, Michele Allito-Marie, en un momento de la reunión.

Los ministros de Interior de los países que integran el G-6 resaltaron hoy, en un foro de expertos al que se sumó el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Michael Chertoff, que el éxito de la lucha contra el terrorismo internacional está en la prevención y la cooperación.

Este foro, celebrado en las afueras de Berlín, coincidió con un atentado de la organización terrorista ETA en el sur de Francia, lo que impidió al ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, asistir con sus colegas a la rueda de prensa final.

Rubalcaba compareció después ante los periodistas para confirmar un tiroteo de presuntos miembros de ETA a agentes de la Guardia Civil, uno de los cuales murió y el otro está muy grave, y comunicar que viajaría a la zona con su colega francesa, Michèle Alliot-Marie, para analizar la situación.

Antes, Chertoff destacó en rueda de prensa que "la amenaza del terrorismo nos afecta a todos y ello nos obliga a formar alianzas y reforzar la cooperación internacional. El objetivo común es garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos inocentes".

Coincidió con sus colegas de Francia, Alemania, Italia, España, Polonia y Reino Unido en que la clave está en la prevención, es decir en la adopción de acciones que identifiquen a tiempo a sospechosos de terrorismo y planes de atentado.

El titular alemán de Interior, Wolfgang Schäuble, citó entre otras medidas la vigilancia de las comunicaciones electrónicas, el desarrollo de un derecho internacional de la Policía, la deportación de sospechosos y la obligación de los países de origen de que tomarán medidas a fin de evitar "santuarios".

Los ministros insistieron en que esas medidas deben realizarse en el marco de la legalidad y el respeto de los derechos humanos, pero Schäuble dejó entrever su tendencia a modificar el espacio legal definido porque "la seguridad" también es un derecho.

Chertoff suscribió la declaración de Schäuble y dijo que todas las acciones para prevenir y combatir el terrorismo internacional deben tomarse desde el Estado de derecho, aunque "somos conscientes de que puede haber huecos en el Estado de derecho".

La titular de Interior del Reino Unido, Jacqui Smith, insistió en la necesidad de reforzar la cooperación internacional porque "el terrorismo es un fenómeno global que no conoce fronteras estatales y el daño que provoca no se limita a un espacio jurídico determinado".

"El terrorismo internacional es un fenómeno cambiante y, por eso, tiene que cambiar el entorno jurídico, base para enfrentarnos a esa amenaza. Tenemos que mejorar nuestra capacidad de prevención y reacción contra el terrorismo", agregó.

Para Smith, es clave ahondar en la identificación de posibles blancos terroristas, pero "respetando la legalidad vigente sobre protección de datos".

La francesa Alliot-Marie opinó que una de las muchas preguntas aún sin respuesta en la lucha global contra el terrorismo es saber cuál es el objetivo real de los terroristas, "si hacer mal por el hecho de hacerlo o desestabilizar nuestras sociedades".

Afirmó que es muy importante que todas las medidas contra el terrorismo sean legítimas y subrayó que, para su Gobierno, esa legitimidad la confiere la ONU.

Alliot-Marie incidió en la prevención y, aunque sostuvo que en la actualidad hay muchas posibilidades técnicas que permiten avanzar en ese terreno, aventuró que sólo se podrá progresar si "utilizamos correctamente la información que tenemos y recabamos".

"Tenemos que definir cómo utilizar esta información, a nivel nacional e internacional", declaró la titular francesa de Interior, partidaria de hacer reformas jurídicas que permitan ampliar las penas a las personas involucradas en delitos de terrorismo.

Eso permitiría, como ya ocurre en Francia, que una persona sospechosa de pertenecer a una agrupación terrorista que haya sido sorprendida con explosivos pueda ser condenada con más severidad porque basta relacionar los dos hechos para saber lo que pretendía.

El italiano Giuliano Amato destacó la importancia de la cooperación transatlántica, pues "nuestros objetivos son los mismos", y abogó por la creación de alianzas.

"El terrorismo está organizado en redes y nosotros tenemos que ser también una red, con la diferencia de que los terroristas no respetan los derechos humanos y nosotros tenemos que actuar dentro del Estado de derecho", resaltó.

"Nuestras acciones deben ser preventivas porque después es demasiado tarde", concluyó.

Esta reunión de los ministros del G-6 con el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos y medio centenar de expertos es la segunda de una serie de citas que comenzó en mayo en Venecia (norte de Italia).