Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Partidos, instituciones y asociaciones condenan el atentado y piden unidad

EFE ·01/12/2007 - 17:05h

EFE - El presidente del PP, Mariano Rajoy, habla por teléfono con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien le informó del atentado de ETA hoy en Francia.

Todos los partidos políticos, instituciones y asociaciones de víctimas han expresado hoy su condena rotunda al atentado que ha costado la vida a un guardia civil y ha herido a otro de gravedad, y muchos han coincidido en reclamar la unidad en la lucha antiterrorista y en apoyar al Gobierno en este objetivo.

Los Reyes y los Príncipes de Asturias han enviado un telegrama de pésame a la familia del guardia civil fallecido, Raúl Centeno, así como al director general de la Guardia Civil, Joan Mesquida, en el que expresan su "rechazo" a esta acción terrorista y su "respaldo" a las Fuerzas de Seguridad del Estado.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante una declaración desde el Palacio de la Moncloa, ha expresado la condena "más radical" del Ejecutivo al atentado y ha subrayado: "hoy más que nunca los terroristas deben saber que todos estamos unidos contra ellos".

"Centenares de muertos y víctimas no les han llevado a comprender que jamás conseguirán nada que pretendan con la violencia", ha añadido Zapatero, quien ha advertido a ETA de que sus acciones "sólo llevan con ellos la muerte y el dolor para sus víctimas y la inevitable derrota de quienes los cometen".

Zapatero ha hablado telefónicamente con la madre del guardia civil asesinado y con el padre el agente herido para transmitirles el pésame y el apoyo del Ejecutivo, y también ha informado al presidente del PP, Mariano Rajoy, quien ha transmitido al Gobierno todo el apoyo de su partido para derrotar a ETA.

Rajoy ha asegurado que ETA jamás va a ganar esa batalla: "derrotaremos a ETA y recuperaremos los derechos de los ciudadanos".

El líder del PP extendió el apoyo al Gobierno a las Fuerzas de Seguridad del Estado, y ha subrayado la "energía, empuje y coraje" con el que trabajan estos Cuerpos para defender la libertad.

Por su parte, el presidente del PSOE, Manuel Chaves, ha expresado en nombre del partido la condena por el ataque y ha recordado a la banda terrorista que esta acción es "estéril", porque "nadie nunca conseguirá nada con la violencia", y ha agregado: "nunca cejaremos de combatirlos y perseguirlos hasta su derrota definitiva".

El PSOE tuvo que suspender un acto que tenía previsto celebrar para conmemorar el 25 aniversario de la victoria socialista de 1982, al que iban a asistir Zapatero y el ex presidente Felipe González.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, tras condenar el ataque, ha asegurado que la única lógica que acabará con el terrorismo es la lógica de la democracia, "no la de los excesos ni la de los atajos", y ha abogado por "dar respuestas políticas" al terrorismo.

Desde CiU, su portavoz en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ha ofrecido su "apoyo" al Gobierno, su solidaridad a las familias de las víctimas y a los cuerpos y fuerzas de seguridad que trabajan en la lucha antiterrorista, y se ha mostrado "optimista" al asegurar que "ETA un día acabará su vida criminal".

El presidente del PNV en Vizcaya, Iñigo Urkullu, ha pedido a ETA "que empiece por su final y que acabe con su pretensión de perpetuarse a sí misma por miedo a hacer caso a lo que le pide la inmensa mayoría de la sociedad vasca y de su propio entorno, para que termine con el ejercicio de la práctica de la violencia".

El secretario general del PSE-EE, Patxi López, ha apelado a la unidad de todos los demócratas para rechazar "sin fisuras" la existencia de ETA y "a todos aquellos que apoyan o intentan dar respaldo a las actuaciones de una banda terrorista", a quienes ha asegurado que "nunca conseguirá nada con la violencia".

La presidenta del PP vasco, María San Gil, ha pedido que ANV abandone los Ayuntamientos porque no van a condenar el atentado de Francia y ha apostado por la unión de los partidos en torno a la derrota de ETA.

El secretario de organización de Eusko Alkartasuna, Rafael Larreina, ha señalado que "cada atentado es un nuevo obstáculo en el camino hacia la independencia", y ha agregado que "las vulneraciones de derechos humanos nunca sirven para hacer avanzar a un pueblo hacia su libertad, sino todo lo contrario".

El portavoz parlamentario de Nafarroa Bai, Maiorga Ramírez, ha mostrado la "más absoluta condena y reprobación" del atentado y ha instó a ETA "a que cese inmediatamente su actividad".

Desde el Gobierno han expresado su condena y su petición de unidad varios ministros, como el de Sanidad, Bernat Soria, -quien ha pedido unidad contra "esta plaga"- o la de Educación, Mercedes Cabrera; también lo han hecho varios presidentes autonómicos, como José Montilla, José María Barreda, Vicente Álvarez Areces, Miguel Sanz, Guillermo Fernández Vara, Miguel Ángel Revilla, Emilio Pérez Touriño o Francesc Antich.

Por parte del Gobierno vasco, su consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, ha asegurado que el atentado supone "un salto cualitativo" que "nos lleva a situaciones anteriores" porque hasta ahora ETA "ha tenido mucho cuidado" de no atentar al otro lado de la frontera.

La Conferencia Episcopal Española ha expresado su "afecto y sincera solidaridad" con las víctimas y sus familiares y ha afirmado que "el Gobierno, los partidos políticos y todas las instituciones estatales tienen que trabajar conjuntamente, con todos los medios legítimos a su alcance, para que llegue cuanto antes el fin del terrorismo".