Sábado, 1 de Diciembre de 2007

La retirada de British de la puja por Iberia abre un nuevo capítulo en el proceso de venta

EFE ·01/12/2007 - 16:02h

EFE - La decisión de British Airways (BA) de retirarse de la puja por Iberia, abre un nuevo capítulo en el ya complicado proceso que vive la aerolínea española, que colgó oficialmente el cartel de "en venta" en marzo pasado.

La decisión de British Airways (BA) de retirarse de la puja por Iberia, abre un nuevo capítulo en el ya complicado proceso que vive la aerolínea española, que colgó oficialmente el cartel de "en venta" en marzo pasado.

El lunes, después de que BA informara de que no ejercería su derecho de tanteo sobre las acciones de Iberia que pusieron en venta el BBVA y Logista, el consorcio que lideraba la aerolínea británica junto al fondo estadounidense Texas Pacific Group (TPG) renunciaba a la compra de la que fuera aerolínea española de bandera.

BA, que controla el 9,95 por ciento de Iberia, podía ejercer el derecho de tanteo sobre los títulos que el BBVA (6,99%) y Logista (6,24%) tienen en la aerolínea, cuya venta a Caja Madrid (que ya poseía el 10%) había sido comprometida.

Con un "no es posible" llevar a cabo la oferta de compra "en los términos de consenso y cordialidad indispensables" para el proyecto, justificaba su decisión el consorcio, del que también forman parte los fondos españoles Vista Capital, Ibersuizas y Quercus.

Más preocupante que esta operación es el dato de la inflación de noviembre que, según el indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) -que mide la inflación con el mismo método para todos los países de la zona euro-, se sitúa en el 4,1 por ciento, el nivel más alto desde enero de 2006.

El encarecimiento del petróleo y de los alimentos explica este repunte de la inflación, que podría no haber tocado techo, ya que según el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, en los próximos meses continuará en niveles "relativamente altos".

Por cierto que Pedro Solbes confirmó esta semana que seguirá como vicepresidente económico si los socialistas ganan las elecciones generales de marzo, y anunció que acepta formar parte de la lista del PSOE por Madrid como "número dos".

Mientras, el Euribor a un año, el tipo de interés más utilizado para calcular las hipotecas en España, cerró noviembre en el 4,607 por ciento, su segunda bajada mensual consecutiva, que, no obstante, no supondrá un abaratamiento de los préstamos que se revisen ahora.

También se disparó en noviembre la inflación en la eurozona, que, de acuerdo con la estimación rápida difundida por Eurostat, se sitúa en el 3 por ciento, la mayor desde 2001, lo que amplia a 1,1 puntos el diferencial con España.

Menos mal que el presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, anunció que podría ser necesario un nuevo recorte de tipos para revitalizar la economía, que podría producirse en la reunión del 11 de diciembre, la última del año.

La máxima autoridad monetaria de EEUU se refirió a los "vientos en contra" que soplan sobre el país, y expresó su preocupación por el impacto de la congelación del mercado de crédito en el conjunto de la economía, mas allá del sector financiero y de la vivienda.

Las declaraciones de Bernanke se produjeron horas después de que la Casa Blanca rebajara en cuatro décimas la previsión de crecimiento de EEUU para 2008, hasta colocarla en el 2,7 por ciento.

A la vez, el Departamento de Comercio informaba de que el PIB de EEUU creció a un ritmo anual del 4,9 por ciento en el tercer trimestre, un punto porcentual más que lo estimado hace un mes.