Sábado, 1 de Diciembre de 2007

El PNV respalda casi por unanimidad la ponencia que aboga por impulsar un amplio acuerdo de los vascos

EFE ·01/12/2007 - 08:50h

EFE - El presidente del PNV en Vizcaya, Iñigo Urkullu, realiza declaraciones sobre el atentado perpetrado hoy en Francia por dos presuntos etarras, que provocó la muerte de un guardia civil y heridas muy graves a otro.

El PNV aprobó hoy "casi por unanimidad" en su V Asamblea General la ponencia política que aboga por impulsar un amplio acuerdo sobre el derecho a decidir de los vascos y recoge la posibilidad de celebrar una consulta, como la planteó el lehendakari.

Según explicó la secretaria de la Ejecutiva del PNV, Josune Ariztondo, el texto aprobado incluirá 138 enmiendas de las 145 que llegaron para su debate en la Asamblea, pero que "apenas modifican en contenido" del documento inicial elaborado por cinco miembros de la Ejecutiva, bajo la coordinación de Iñigo Urkullu, quién será elegido mañana como líder del partido.

Así, esta mañana fue el propio Urkullu quien defendió el documento que marcará la línea estratégica del partido para los cuatro años, ante los militantes y cargos públicos congregados en el Palacio Euskalduna de Bilbao.

El texto aboga por un "amplio consenso" entre partidos e instituciones vascas y estatales, para lograr un nuevo marco político que sea refrendado por la ciudadanía vasca, e incluye la posibilidad de celebrar una "consulta popular" en caso de "situaciones de bloqueo".

Esta ponencia logró el apoyo unánime del partido ya que durante meses fue negociada por los dos sectores existentes en el seno del PNV, agrupados en torno a Josu Jon Imaz y Joseba Egibar, cuando además acordaron que fuera Iñigo Urkullu el candidato de consenso a liderar el partido y finalizar las rivalidades evidenciadas hasta entonces.

Tras profundizar en la "actual coyuntura" política y social, las dos últimas páginas de la ponencia recogen un apartado específico, titulado "Impulso al derecho a decidir para avanzar hacia la normalización política", en el que aparecen el referéndum y la "consulta popular", tal y como la defendieron el lehendakari Ibarretxe y Egibar, pero cuestionada por Imaz mientras existiera la violencia de ETA.

Expone que para esta formación la normalización política conlleva "el reconocimiento de la existencia del Pueblo Vasco como sujeto político y el derecho de libre determinación del mismo" y se marca como objetivo lograr un "amplio consenso" entre los partidos vascos y las instituciones de Euskadi y del Estado, sobre un nuevo marco que deberá ser "refrendado" por los ciudadanos.

A continuación apunta que "desde la voluntad de acuerdo y el rechazo a todo tipo de vetos" sería "deseable" que en el caso de "situaciones de bloqueo" sea la sociedad vasca, a través de la "consulta popular", la que "valide un proceso que permita superar los obstáculos existentes y que comprometa a todos a respetar la voluntad popular".

En el día en que ETA asesinó a un guardia civil y provocó heridas de gravedad a otro agente, el PNV aprobó una ponencia donde destaca que el "punto de partida" para lograr la paz es el abandono definitivo de las armas por ETA y se compromete a deslegitimar el discurso de justificación de la violencia y utilizar todos los medios democráticos para garantizar la seguridad y la libertad, así como apoyar a las víctimas.