Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Los pasajeros de Cercanías satisfechos por el restablecimiento pero a la expectativa

EFE ·01/12/2007 - 08:37h

EFE - Las obras del AVE y los trenes conviven, tras recuperar hoy la normalidad del servicio de Cercanías de Barcelona.

Los pasajeros de las líneas C2 Sud, C7 y C10 de Cercanías han mostrado su satisfacción por el restablecimiento del servicio aunque muchos de ellos permanecen a la expectativa y no descartan nuevas incidencias.

El servicio se ha restablecido totalmente a primera hora la mañana y durante las primeras horas funciona con normalidad y los trenes están cumpliendo el horario previsto.

Teresa, que diariamente utiliza el tren para desplazarse de Sitges a Barcelona, ha asegurado que "el servicio de autobuses también iba bien y de hecho ya me había acostumbrado pero hay que reconocer que la Renfe es mucho más rápida y mucho más cómoda".

"Después de casi dos años de incidencias constantes cuesta pensar que todo haya acabado. Las obras del AVE todavía no han finalizado y seguro que habrá incidencias durante las próximas semanas", explicaba Oriol, que se desplaza desde Castelldefels hasta Barcelona.

La mayoría de los usuarios han destacado el buen funcionamiento del servicio de autobuses que "aunque más lento y con la molestia de tener que hacer transbordos y la incertidumbre del tráfico no se han estropeado y no nos han dejado tirados en todos estos días, a diferencia de la Renfe", decía Antonio, un viajero procedente de Calafell.

Renfe mantiene activado el servicio alternativo por carretera para dar servicio a los usuarios en caso de que se produzca alguna incidencia.

"Esto me hace desconfiar un poco porque si todo estuviera normal y seguro no estarían los autobuses preparados", explicaba Juan al bajar de un tren procedente de Vilanova i la Geltrú.

Unos de los beneficiados por el restablecimiento del servicio han sido los usuarios de la C-10, que une Barcelona con el aeropuerto de El Prat, que se suprimió antes del 20 de octubre.

Después de tanto tiempo ya ni sabía lo que era ir al aeropuerto en tren. Es mucho más rápido pero está el riesgo de que te deje tirado en cualquier momento sin ninguna explicación. Con los autocares la verdad es que me sentía más segura", ha dicho Manoli, que trabaja en el aeropuerto.