Sábado, 1 de Diciembre de 2007

Un Guardia Civil muerto y otro crítico en una operación contra ETA en el sur de Francia

Dos hombres y una mujer dispararon por la espalda a los agentes cuando iban a subirse a su vehículo. Los terroristas abandonaron un artefacto explosivo en el coche en el que huyeron.

G. MALAINA/O. LÓPEZ-FONSECA ·01/12/2007 - 11:22h

ETA ha marcado un nuevo punto de inflexión en su escalada violenta con un atentado mortal en Francia, un hecho inédito desde 1976. Tres terroristas dispararon contra dos miembros de la Guardia Civil integrados en un operativo especial que, en coordinación con la Policía gala, vigilaba los movimientos de la banda en suelo francés. Uno de los agentes murió en el acto, mientras que su compañero permanece en coma , como consecuencia de un único impacto de bala en la cabeza.

Este nuevo golpe no tiene sólo una trascendencia especial por haber sido en el país vecino, sino también porque la organización terrorista ha consumado su primer asesinato desde que, con un comunicado, rompiera formalmente el alto el fuego el 6 de junio.

El atentado tuvo lugar en Capbreton, una pequeña localidad de 6.000 habitantes situada al sur de Las Landas y 25 kilómetros al norte de Baiona, en el País Vasco francés. Poco antes de las nueve y media de la mañana, tres terroristas -dos hombres y una mujer de entre 30 y 35 años de edad- estaban sentados a una mesa de una pequeña cafetería, cuando entraron los dos agentes vestidos de paisano. Aún se investiga si los miembros de ETA los estaban esperando allí, pero la principal hipótesis barajada es que se produjo un "encuentro fortuito", según explicó por la tarde el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una rueda de prensa junto a su homóloga francesa, Michelle Alliot-Marie.

Otra cuestión aún sin aclarar es cómo pudieron los etarras identificar a los dos guardias. Una de las hipótesis apunta a que los terroristas pudieron escuchar su conversación. En cualquier caso, esperaron a que los agentes salieran del local y, cuando se disponían a entrar en su vehículo -con matrícula francesa facilitada por el Ministerio del Interior francés- los dos hombres del comando se acercaron por la espalda y les descerrajaron varios disparos a corta distancia.

Discusión previa

Antes de producirse el tiroteo, las personas que se encontraban en el interior de la cafetería escucharon "varios gritos". En palabras del ministro de Interior, "ha habido una discusión y ha acabado con un tiroteo". Raúl Centeno, de 24 años, falleció casi en el acto, mientras que Fernando Trapero, de 23, resultó gravemente herido. Según el parte médico del hospital de Baiona, donde se encuentra ingresado, sufre un "traumatismo craneocerebral con un coma desde el inicio" y "presenta un edema cerebral mayor".

Los tres terroristas huyeron del lugar en un mismo vehículo, un Volkswagen Golf de color gris metalizado con matrículas falsas que había sido robado en julio pasado en el centro de Francia, para dirigirse hacia el norte. En la localidad de Haut Mauco, cerca de Mont-de-Marsan, a 88 kilómetros ya de Capbreton, abandonaron el coche para robar otro tras secuestrar a su propietaria.

Los miembros de ETA la obligaron a meterse en el maletero para dirigirse hacia Leognan, cerca de Burdeos, donde la dejaron atada a un árbol, hacia la una de la tarde, para proseguir su huida. Algunas informaciones apuntaban a última hora de ayer que los terroristas se habrían separado en direcciones distintas, hacia el norte y la frontera española, si bien ni el ministro del Interior, ni su homóloga francesa confirmaron esta versión.

La Policía gala estableció un amplio despliegue en busca de los autores del atentado. El primer resultado de la búsqueda llegó ya por la noche, cuando localizó el Volkswagen Golf utilizado en la huida con un artefacto explosivo en su interior, según confirmaron a Público fuentes de la investigación.

El agente muerto y su compañero herido pertenecían a los Grupos de Apoyo Operativo (GAO) de la Guardia Civil, una unidad especializada en realizar seguimientos, y como tal participaban junto a agentes franceses en un dispositivo de control a centros comerciales, uno de los lugares habitualmente utilizados por los miembros de ETA para mantener citas. De hecho, dos destacados dirigentes de la banda, Juan Carlos Iglesias Chouzas, Gadafi, y Javier Garzí Gaztelu, Txapote, fueron detenidos en estos lugares de mucha afluencia de público.

La presencia de agentes españoles en investigaciones al otro lado de la frontera es posible gracias al acuerdo de "cooperación transfronteriza en materia policial y aduanera" que Madrid y París firmaron en julio de 1998, y que entró en vigor en Francia a finales de 2003, según informa desde París Andrés Pérez. Gracias a él, se han creado cuatro comisarías conjuntas y se han formado equipos de investigación formados por agentes de ambos países con reglas claras: los policías españoles no pueden ir armados y las detenciones siempre tienen que realizarlas sus colegas galos. Esta colaboración se ha traducido en lo que va de Legislatura en 138 detenciones al otro lado de la frontera, es decir, un 40% del total de etarras capturados.

De santuario a ratonera

De esta forma, lo que antes era un santuario se ha convertido en una ratonera para ETA, que lleva tiempo reflejando en sus documentos internos la intención de un sector de la banda de atentar en Francia contra los jueces galos encargados de la lucha antiterrorista, aunque hasta ahora no se ha atrevido muy posiblemente por temor a la reacción gala. De hecho, los siete ataques de etarras contra policías franceses -en los que hirieron a tres- han sido siempre casuales. Sin embargo, el atentado de ayer rompe este esquema: es el primer intento deliberado de causar víctimas al otro lado de la frontera. 


Las familias se desplazarán a Francia

Las familias de los dos guardias civiles se han desplazado hasta el país vecino en un Falcon que el Gobierno ha puesto a su disposición y que despegó a primera hora de la tarde desde la capital.

Ambos agentes son naturales de Madrid y estaban destinados en la sede central de la Guardia Civil, en la capital de España, donde se ubica la Unidad Central Especial (UCE-1), del Servicio de Información de la Benemérita, encargada de la lucha contra ETA.

El director general de Policía y Guardia Civil, Joan Mesquida, ha transmitido a los familiares todo su apoyo y les ha asegurado que no habrá descanso hasta que se detenga a los asesinos.

Primera víctima tras la tregua

El atentado perpetrado en el sur de Francia por la organización terrorista ETA es el primero que se ha saldado con una víctima mortal desde que la banda oficializara la ruptura del alto el fuego permanente con un comunicado hecho público el pasado 5 de junio.

Desde entonces, la banda terrorista ha cometido otros seis actos terroristas. El último con heridos tuvo lugar el pasado 9 de octubre en Bilbao, cuando ETA colocó una bomba lapa en el automóvil que conducía el escolta Gabriel Ginés Colás, de 36 años y natural de Zaragoza, que sufrió quemaduras de segundo y tercer grado. Previamente, el 24 de agosto pasado, la banda terrorista perpetró un atentado con furgoneta-bomba contra un cuartel de la Guardia Civil en Durango (Vizcaya), en el que dos agentes resultaron heridos leves.

Las últimas víctimas mortales de ETA se remontan al 30 de diciembre de 2006, cuando con la tregua aún vigente fueron asesinados en el aeropuerto madrileño de Barajas los ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio.

Suspenden los actos por el 25 aniversario de la victoria electoral del PSOE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha suspendido el acto que tenía previsto celebrar hoy el PSOE en Madrid para conmemorar el 25 aniversario de la victoria socialista del 28-O y ha comparecido en Moncloa, donde ha expresado su repulsa al atentado.

Manuel Chaves ha leído un comunicado en nombre de todo el Partido Socialista, condenando lso hechos. 

Mientras que el secretario de organización José Blanco ha convocado a los partidos para dar una respuesta unitaria contra el terrorismo y a las 18.00 horas se reunirán en el Congreso.

Zapatero, que se puso en contacto inmediatamente con el presidente del PP,  está siendo informado al momento de todos los detalles que se van conociendo sobre las circunstancias de la muerte del Guardia Civil.

Rajoy da el pésame a la familia

Por su parte, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha comenzado la clausura de la Conferencia Política del PP sobre el modelo de Estado, dando el pésame a la familia del agente fallecido y ofreciendo todo su apoyo al Gobierno.

Noticias Relacionadas