Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

El portavoz de los McCann pide "prudencia" sobre foto tomada en Marruecos

Agencia EFE ·26/09/2007 - 11:27h

Agencia EFE - Fotografía tomada por una pareja de albaceteños que visitaba Marruecos y que investiga la Interpol, tras sospechar los turistas que podría tratarse de Madeleine McCann, la niña desaparecida en Portugal. EFE

El portavoz de la familia McCann, Clarence Mitchell, señaló hoy que hay que ser "prudente" sobre la fotografía de una niña parecida a la británica Madeleine McCann tomada por una turista española en Marruecos el pasado 31 de agosto.

En declaraciones a la BBC, Mitchell dijo que Gerry y Kate McCann, padres de la pequeña desaparecida en Portugal el pasado 3 de mayo, no quieren hacer ningún comentario en este momento puesto que la instantánea es analizada por las autoridades.

El portavoz recordó, no obstante, que hubo otros casos de turistas que dijeron haber visto a la menor en Bélgica y Malta, pero esas pistas no dieron al final con el paradero de Madeleine.

Según explicó, las autoridades marroquíes habían asegurado a los McCann hace unos meses que si Madeleine estuviese en Marruecos la encontrarían, dada la amplia red policial que tiene el país.

La instantánea, que sale hoy en las portadas de casi todos los periódicos británicos, fue tomada por la turista española Clara Torres, quien explicó ayer que viajaba el pasado agosto con su novio en autobús en dirección a Tetuán (norte de Marruecos) y se entretenía haciendo desde el vehículo una batería de fotos.

En una de ellas aparecía una niña rubia que una mujer de aspecto árabe llevaba a su espalda envuelta en una toalla o una manta.

En un primer momento no le dio demasiada importancia, pero el pasado lunes, al oír por un medio que Madeleine podría estar en Marruecos, Torres decidió descargar la foto en su ordenador.

Al verla, se dio cuenta del gran parecido con la niña británica de cuatro años y se puso en contacto con las autoridades.

En Portugal, las fuerzas del orden han declarado a los padres de Madeleine sospechosos de la desaparición de la niña y creen que la madre la mató accidentalmente con una sobredosis de somníferos y ocultó el cadáver con la ayuda de su marido.

Gerry y Kate McCann insisten en que son inocentes y creen que su hija está aún con vida en algún lugar.