Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Funeral por los dos soldados españoles muertos en Afganistán

Autoridades del Estado y del Ejército han asistido al homenaje a Germán Pérez y Stanley Mera

EFE / Madrid ·26/09/2007 - 07:22h

Las autoridades asisten al funeral en la Brigada Paracaidista. EFE

El funeral de Estado por los dos militares fallecidos en Afganistán ha sido celebrado en el acuartelamiento de la Brigada Paracaidista de la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama y ha estado presidida por toda a cúpula militar, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y por los Reyes.

Los miembros de la Brigada Paracaidista han portado a hombros los féretros de los fallecidos, sobre los que se ha impuesto la Medalla al Mérito Militar con distintivo rojo. 

La ceremonia, ha sido oficiada por el arzobispo general castrense, y también ha contaodo con la presencia de los Príncipes deAsturias, el presidente del Gobierno y el ministro de Defensa, así como diversos altos cargos militares y civiles, como los presidntes del Congreso y del Senado, Manuel Marin y Javier Rojo, ellíder del PP, Mariano Rajoy, o la presidenta del TribunalConstituconal, María Emilia Casas, y el presidente del Tribunal Supremo, Francisco Hernando.

Aterrizaron de madrugada 

Los féretros, con los cuerpos de los paracaidistas Germán Pérez Burgos, de Extremadura, y Stanley Mera Vera, ecuatoriano y nacionalizado español, habían sido bajados pasadas las 3.00 horas del Boeing 707 de la Fuerza Aérea Española en el que viajaron. Una vez en tierra, cubiertos por la bandera española, fueron conducidos, cada uno, por trece compañeros -seis porteadores y siete escoltas con el fusil "a la funerala" (apuntando hacia abajo)- al compás de una marcha fúnebre entre un respetuoso silencio.

El Príncipe de Asturias, la vicepresidenta del Gobierno y el Ministro de Defensa saludaron con gesto de pesar al paso de los féretros, ante los que, antes de ser introducidos en coches fúnebres para su traslado al Anatómico Forense de Madrid, el Vicario General castrense, monseñor Francisco Pérez González, ofició un responso.

El avión, en el que además de los cadáveres de los soldados españoles viajaban tres de los seis paracaidistas heridos en el atentado talibán ocurrido el pasado lunes, aterrizó a las 2.37 horas de hoy procedente de Manás (Kirguizistán), donde habían embarcado después de que un Hércules les hubiera llevado allí desde la base española de Herat, en Afganistán.

Condolencias del Gobierno 

Nada más aterrizar la aeronave, el jefe del Mando de Operaciones, el Teniente General Bernardo Álvarez del Manzano, bajó del avión y dio la novedad al Príncipe de Asturias, quien, acto seguido, junto con la Vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, habló afectuosamente con los soldados heridos. El Sargento Carlos Soto García -quien tras los actos fúnebres regresará a Afganistán- y los soldados David Ospina y Oscar Bertomeo, se abrazaron posteriormente a sus familiares.

Al acto, que concluyó sobre las 3.20 de la madrugada acudieron, además del Príncipe de Asturias, la Vicepresidenta Primera del Gobierno y el ministro de Defensa -quienes a su llegada a la base aérea presentaron sus condolencias a los familiares de los fallecidos-, jefes de la cúpula militar. Entre ellos, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, teniente general Félix Sanz Roldán, el del Ejército de Tierra, Carlos Villar Turrau, y el de la Armada, Sebastián Zaragoza.

Los féretros serán trasladados al cuartel de la Brigada Paracaidista de Paracuellos del Jarama, donde a las 11.30 horas se oficiará un funeral de Estado presidido por los Reyes y al que asistirán altos cargos institucionales. El atentado se produjo en la provincia de Farah al explotar un artefacto al paso del vehículo militar BMR en que viajaban los soldados españoles y un traductor afgano, que también murió. Los soldados fallecidos recibirán la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo.

Noticias Relacionadas