Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Los padres de Madeleine llaman a la prudencia tras la publicación de la fotografía tomada en Marruecos

Aun así, Kate y Gerry McCann consideran que la pequeña que sale en las imágenes podría ser su hija

PÚBLICO ·26/09/2007 - 06:37h

Madeleine en Marruecos

El misterio que envuelve al caso Madeleine McCann no tiene fin. La Interpol investiga ahora la fotografía de una niña tomada por una pareja de turistas albaceteños que visitaba Marruecos y que sospechó que podría tratarse de la pequeña desaparecida el pasado 3 de mayo en el sur de Portugal.

La imagen fue captada en las cercanías de Tánger. Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Albacete confirmaron ayer esta información y aseguraron que la pareja envió la fotografía a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Albacete.

La imagen, en la que aparece una niña rubia que parece Madeleine acompañada por adultos de aspecto magrebí, ha sido remitida a la Interpol que, tras analizarla, ha decidido investigar esta pista. Sin embargo, pese al impacto de la fotografía, las posibilidades de que esa menor sea en realidad la hija desaparecida de Kate y Gerry McCann siguen siendo reducidas.

Aun así, los padres están abiertos a la posibilidad de que la pequeña de la fotografía  sea la de su hija, ha afirmado su portavoz Clarence Mitchel, quien ha optado por introducir ciertas dosis de prudencia al recordar que  "ha habido múltiples avistamientos diferentes en los últimos meses, y todos ellos - no importa lo bien intencionados que fueran - han quedado en nada"

La mujer que aparece en la imagen llevando a la espalda a la supuesta Maddie va vestida con el traje tradicional del Rif. En esta zona del norte de Marruecos no es extraño encontrar personas de piel clara, ojos verdes y pelo rubio como la niña desaparecida en el Algarve.

La pista marroquí ya fue apuntada por otros dos turistas, una noruega y un británico, hace escasos días. Ambos testigos aseguraron haber visto a la niña en dos puntos diferentes de Marrakech.

Madeleine desapareció el 3 de mayo mientras su familia estaba de vacaciones en Portugal, generando una búsqueda internacional y una amplia campaña mediática.