Lunes, 17 de Noviembre de 2008

Un etarra segundón llamado Txeroki

Ó.L.F. ·17/11/2008 - 07:20h

Garikoitz Aspiazu, Txeroki.

Considerado durante meses el líder del sector duro que había plantado cara a Josu Ternera, Garikoitz Aspiazu, Txeroki, detenido esta madrugada en Francia era, en la actualidad, un segundón dentro de ETA. 

Hacía tiempo que la Policía y la Guardia Civil no le incluyen en los organigramas que elaboran como el jefe militar, sino como un lugarteniente más de éste. En concreto, como el responsable de los comandos.

Él es, de hecho, el dirigente que da la última instrucción a los terroristas que se disponen a cruzar la frontera para cometer atentados, como reconoció en su declaración Aritz Arginzoniz, el etarra detenido en julio en Santander cuando esperaba un coche bomba.

Con un historial delictivo escaso en comparación con el de otros dirigentes, el meteórico ascenso de Txeroki en la cúpula etarra se produjo gracias a la sucesivas caídas de los anteriores jefes del aparato militar, del que llegó a ser su máximo responsable a comienzos de 2004, con sólo 30 años. Ese mismo año, su estrella comenzó a declinar.

Entonces, él y otros jovenes terroristas procedentes de la kale borroka escribieron una carta contra sus compañeros de la dirección a los que acusaban de preparar los atentados "a la ligera" y haberse desviado de la línea marcada tras la tregua de 1998.

Un auténtico consejo de guerra 

La reacción de la cúpula de ETA no se hizo esperar. Aspiazu fue sometido a un auténtico consejo de guerra, en el que se le exigió pedir perdón por el tono en el que estaba redactado el texto o, en su defecto, abandonar sus cargos.

El joven etarra se retractó y, casi inmediatamente, pasó a ser un segundón en ETA.

Noticias Relacionadas