Sábado, 29 de Noviembre de 2008

Alquiler sin fecha de caducidad

La ONG SostreCívic promueve las cooperativas de uso de vivienda como alternativa a la propiedad

MARIANA CANTERO ·29/11/2008 - 20:23h

A la hora de acceder a una vivienda, el ciudadano medio piensa en dos opciones: hipoteca o alquiler. Las ventajas de las primeras desparecen a medida que se desinfla la economía. Según datos publicados por el Banco de España, las hipotecas ya se llevan el 48% de los ingresos familiares. Los alquileres tampoco están al alcance de todos: el precio del metro cuadrado ronda en Barcelona los 14 euros y en Madrid unos 13, según el último informe de Idealista.com.

Pero hay otros caminos para tener una casa. SostreCívic, asociación sin fines de lucro, promueve desde Barcelona un nuevo modelo de acceso a la vivienda basado en las cooperativas de uso, una especie de “alquiler para toda la vida” que lleva más de 90 años implantado en los países nórdicos.

La iniciativa se basa en “un sistema según el cual la propiedad de los pisos siempre permanece en manos de una cooperativa, en la que sus miembros participan y por la que gozan de un derecho de uso indefinido de la residencia, a través de un alquiler blando”, explica Raül Robert, vocal de la ONG.

No se puede vender

“Viene a ser como un alquiler infinito en el tiempo. No se puede vender la vivienda, por tanto tampoco especular con ella”, apunta. Los cooperativistas tienen a su favor la potestad de disfrutar de su residencia de por vida y transmitirla en herencia, pagando una entrada inicial y una aportación mensual asequible: por un piso de unos 70 metros cuadrados más espacios comunes la cuota mensual puede rondar los 350 ó 400 euros, con una entrada inicial de otros 3.000.

Este modelo (Andel) está muy extendido en Dinamarca, Noruega, Alemania, Suecia y Holanda: en Copenhague casi un 33 % del acceso a la vivienda se facilita por esta vía.

En Catalunya la iniciativa tiene luz verde en Cerdanyola, donde se proyectan unas 40 viviendas de este tipo, y en Argentona, donde se construirán otras 20 destinadas a jóvenes, personas en riesgo de exclusión social y mayores. Para desarrollar este tipo de promociones los  ayuntamientos interesados han de redactar un contrato de superficie por medio del que ceden el uso de suelo a una cooperativa para que construya la vivienda y la gestione, pero sin perder la propiedad del terreno.

Desde SostreCívic, integrada por abogados, ingenieros y arquitectos, intentan que la iniciativa se extienda ahora por más ciudades. “Estamos trabajando con Federaciones y Asociaciones de Vecinos; hacemos de interlocutores con los ayuntamientos y les proponemos que el modelo se implante en la población”, dice Robert.

De momento, el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalitat ya ha introducido el modelo en el Pacto Nacional para la Vivienda y el Ayuntamiento de Barcelona ya ha mostrado su interés en la iniciativa. Otros pueblosTambién desde Bustarviejo, un pueblo de las afueras de Madrid, les han llegado peticiones de asesoramiento.

“Hemos tenido algunas conversaciones porque estamos interesados en este modelo. Nosotros apostamos por este tipo de soluciones, en primer lugar de alquiler y de precio accesible, más como está la situación ahora mismo en España”, dice José Manuel Fernández, alcalde de la población, que espera concretar el proyecto “lo antes posible”. En Bustarviejo tienen déficit de vivienda social, pero el Ayuntamiento está tramitando la ordenación urbana para tener más suelo libre.

Pero, ¿qué es lo que falta para que se extienda el modelo de forma masiva?. “La generación de vivienda es lenta; desde que se crea el suelo hasta que se construye una casa pueden pasar cuatro años”, explica Robert, que cree que también es necesario que las administraciones “interioricen” el modelo. “Es una cuestión de voluntad y de la situación en la que se encuentra el suelo”.

También beneficiaría que se den ventajas fiscales, pero “de momento las medidas que toma el estado son enfocadas a la propiedad. Las políticas estatales y autonómicas son las que harán más atractivo o no este modelo”, remacha. De momento, pues, habrá que esperar para optar al alquiler sin fecha de caducidad.