Sábado, 29 de Noviembre de 2008

Más obra pública para las pymes

30.000 autónomos del ladrillo se han ido al ‘paro’ este año. Los 8.000 millones del Estado para obras municipales pueden mitigar la sangría

AINHOA LARREA ·29/11/2008 - 19:46h

Electricistas, albañiles, soldadores y tabiqueros son sólo algunos de los gremios que intervienen en una obra. Buena parte de esos profesionales son autónomos, que están sufriendo con intensidad el frenazo del ladrillo y aguardan con expectación las medidas de inversión pública que anunció esta semana Zapatero.

Alberto Jiménez, que lleva 20 años vinculado al mundo de la construcción y ahora es gerente de una cooperativa en Zaragoza, aplaude la iniciativa del Gobierno, pero exige “agilidad”. “No hay trabajo. La crisis ha dejado en quiebra técnica al sector, los impagos están a la orden del día y muchos trabajadores por cuenta propia han tenido que darse de baja”, lamenta.

Un simple vistazo a las estadísticas confirma sus palabras, ya que en octubre había 524.638 afiliados al RETA en esta rama de actividad, frente a los 556.806 de comienzos de año.

Ahora, la situación tiene visos de mejorar. El freno a esa sangría de autónomos podría venir de la mano del Fondo de Inversión Municipal que ha lanzado el Ejecutivo y que, dotado con 8.000 millones de euros, permitirá a los ayuntamientos financiar obras de nueva planificación y ejecución inmediata (que se liciten en el plazo de un mes desde que la autorización correspondiente se publique en la web del Ministerio de Administraciones Públicas).

El límite de los contratos será de cinco millones de euros y, para adjudicarlos, las corporaciones locales tendrán en cuenta las ofertas que creen más empleo.

Un fondo “insuficiente”

UPTA estima que hay que fomentar las actuaciones dirigidas a la rehabilitación de edificios públicos y viviendas, porque son más intensivas en mano de obra y favorecerían claramente a los autónomos. “Cualquier reforma integral está al alcance de los trabajadores por cuenta propia, si exceptuamos la dirección técnica de los proyectos”, explica Jiménez.

“Lo importante”, subraya, “es que las ayudas lleguen rápido y que no se priorice a las grandes constructoras, sino a las pymes”. De esta forma, los autónomos que se han visto abocados a darse de baja en el RETA tendrán nuevas oportunidades de reincorporarse al mercado laboral.

Lo mismo opina el delegado de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Juan Bravo, que en la reactivación de la obra pública ve una salida a ese colectivo, porque está orientado a fomentar el empleo local y la participación de pymes.

“8.000 millones de euros adicionales suponen un aumento del 50% respecto a la capacidad de inversión que los consistorios tienen para un ejercicio ordinario”, indica, y subraya que eso supone un alivio para la situación financiera de los ayuntamientos, cuyos ingresos han caído un 10%.

Pese a todo, considera que el fondo es insuficiente, y las exigencias de plazos, muy “duras”.Desde ATA, el presidente de la organización, Lorenzo Amor, pide que haya “control” y que los ayuntamientos abonen el 50% del proyecto licitado antes de su inicio, para evitar que las pymes caigan en situaciones de morosidad.

Noticias Relacionadas