Sábado, 29 de Noviembre de 2008

"Nos paran por la calle, nunca vi nada igual"

El capitán de España en la Copa Davis deja el equipo en lo más alto tras un año de éxitos y desavenencias con la Federación

GONZALO CABEZA ·29/11/2008 - 08:00h

 Emilio Sánchez Vicario (Madrid, 1965) tiene ya mucho tenis a sus espaldas. Conoce el deporte desde casi todos los prismas, sabe lo que es ser jugador, es un gran entrenador, lo ha comentado en televisión y ahora conoce también la miel de la victoria desde la capitanía de la Davis.

¿Cómo consiguió ganar España a Argentina?

Me imagino que ha sido porque jugamos mejor; fue un cúmulo de circunstancias diferentes que al final llevó a ese resultado.

¿Qué aportaron al equipo Feliciano y Verdasco?

Feliciano fue el que dio el primer punto. Nos trajo ilusión y ganas, con él nos creímos que podíamos hacerlo. Además, al principio mantuvo el doble y le dio orden a la pareja: nos puso por delante. En el último momento bajó un poco y Fernando fue el que remató la faena. A Verdasco, el último individual le costó mucho, estaba nervioso, peleado con el público, pero al final se centró y consiguió ganar bien. Han tenido que ganar la Davis fuera para que se les valore.

"Llevar a alguien descontento destruye al equipo"

Ferrer no rindió como se esperaba. ¿Qué le pasó?

Hizo un trabajo importante para llegar en forma, pero se encontró con un Nalbandian pletórico que le venció de una forma clara. De todos modos él también ganó, se tomó con deportividad no jugar y apoyó a Fernando. Fue el alma de la recuperación de Verdasco, estuvo al lado de su entrenador animando todo el rato. Fue un símbolo de la motivación. Por su comportamiento como líder, también ha ganado.

A diferencia de Argentina, España jugó como un equipo. ¿Ha sido una de las claves?

El deporte es justo, y tal como prepares las cosas, al final es como te paga. Todo se refleja en la pista.

Verdasco necesitaba un salto adelante: ¿puede haberlo experimentado en esta final?

Potencial tiene para estar en el top ten. Le falta ese extra de mentalidad, constancia. Con la Davis puede coger confianza, es como ganar un gran torneo. En los Grand Slam, con cinco sets y su resistencia, puede ser determinante.

¿La ausencia de Nadal ha beneficiado al equipo por jugar en pista dura?

No, una ausencia así no beneficia, Nadal es un símbolo para nosotros y para la gente .

¿Ha servido ese fin de semana para ver que hay tenis en España más alláde Nadal?

Dentro del mundo del tenis ya se sabe, pero de cara al público sí ha servido. Hemos ganado fuera, algo que nunca se había conseguido. Esto da ilusión e invita a pensar a la gente de una manera distinta.

"Si hay problemas personales es difícil dar la vuelta a las cosas"

¿Cómo han vivido la llegada a España?

Estos días hemos notado en Madrid la repercusión, en la calle la gente nos para, es impresionante. Yo no había visto nada igual.

¿Cuál es el secreto del tenis español?

Los últimos 20 años ha gozado de muy buena salud y funciona bien, generación tras generación. Hay varios motivos, los clubes siguen produciendo jugadores y hay espejos donde mirarse.

Contra Perú algunos jugadores no quisieron ir por sus calendarios. ¿Cómo se siente un capitán cuando pasa esto?

Te lo tienes que tomar con filosofía, lo mismo que hay jugadores que no vienen, hay veces que no los convocas. Si llevas a alguien que no está contento se destruye el equipo, así que yo siempre he preferido saberlo con tiempo y reaccionar.

El año que viene, la Davis puntuará para el circuito. ¿Lo ve como algo positivo?

Sí, los jugadores van poco a poco consiguiendo sus objetivos. La Copa Davis, en los últimos 20 años no ha evolucionado en nada: los premios son bajísimos, no hay compensaciones. Con todo lo que ha cambiado el deporte esto tenía que suceder.

Hace cuatro años algunos jugadores preferían otros entrenadores para la capitanía. ¿Cómo ha sido la evolución con ellosen este tiempo?

Es normal que los jugadores en su día prefiriesen a alguien más cercano a ellos, yo no tenía ningún problema con eso pero sabía que eso no supondría nada. Yo soy una persona de tenis, me gusta y vivo para ello, y los jugadores son iguales a mí: si no amasen el tenis no habríamos tenido buena relación. Con el tiempo nos hemos conocido y todo ha sido fácil, he aprendido mucho, son grandes profesionales de una generación diferente, así que a mí también me ha servido.

El año 2008 ha sido convulso. ¿Qué ha sido lo peor de Pedro Muñoz (presidentede la Federación)?

No soy quién para juzgar, pero las relaciones se han complicado, y cuando los problemas son personales es difícil darle la vuelta.

Los jugadores se quejaron de la elección de Madrid. ¿Fue ese el motivo de la tensión o venía de antes?

Fue la gota que colmó el vaso, los profesionales quieren ser escuchados para tener las mejores condiciones, quieren jugar y ganar y las cosas se complican cuando no hay comunicación

¿Pudo ser visto por los madrileños como un rechazo a la ciudad?

Nunca. Si se explican bien las cosas, se entienden. Y viendo la respuesta de Madrid, no creo que nadie se quejase de las protestas. No se puso en duda la ciudad ni a su público, que fue excepcional, sino las condiciones.

"Es más bonito el éxito como jugador que como capitán"

Muñoz dice seguir siendo su amigo, ¿cómo es su relación actual?

Cuando las personas tienen relación profesional y personal a la vez, es difícil compaginarlo. Hemos hablado un par de veces en este proceso y nos hemos contado lo que nos ha molestado. De momento se ha quedado así, nuestra relación se ha enfriado. Veremos a ver en el futuro si volvemos a ser amigos.

Muñoz dijo que no se volvería a presentar, pero ahora parece que recula.

Es un problema suyo, no creo que yo deba opinar. Cada uno es dueño de hacer lo que cree e imagino que si vuelve tendrá que dar muchas explicaciones.

Los jugadores han expresado su rechazo. ¿Y si vuelve Muñoz?

Los jugadores decidieron no ir a actos promocionales, pero siempre son los que tienen que dar al brazo a torcer. Su objetivo es sólo jugar y ganar. Al final han aceptado todo.

Si no hubiese seguido Muñoz, ¿se habría planteado quedarse?

No, yo ya dije que me iba antes de los problemas porque creo que he cumplido una etapa. En las últimas eliminatorias he pasado momentos muy bonitos y en algunas ocasiones me lo hubiera replanteado, pero con lo que ha pasado no he dudado, cada vez lo tenía más claro.

Para su sucesión se habla mucho de Albert Costa.

El cargo de capitán tiene que ser para alguien con experiencia y que haya estado en esas situaciones, que haya sido jugador. Tiene que ser un premio a su carrera, ser conciliador con los jugadores y la federación él puede tener ese rol. También hay otros, como Corretja, pero el que pinta mejor es Alberto porque se lo han pedido los jugadores y lleva un par de años muy metido en el circuito.

Antes fue jugador. ¿Cómo se viven los triunfos desde uno y otro lado?

Es diferente, en la pista se vive todo más intensamente. Te pones más nervioso... Jugar no se sustituye con nada. De capitán estás allí tratando de dar experiencia y decirle las cosas al jugador, es otra forma bonita de hacerlo pero jugar es lo más gratificante.

¿Qué se plantea para los próximos meses?

Me voy a centrar en mi academia para continuar con el trabajo de formación. Tenemos chicos de 8 a 18 años que después suelen marcharse becados a Estados Unidos. Nosotros nos dedicamos a una enseñanza de alto rendimiento en tenis y en lo académico. También está mi familia, a quienes he dejado dos o tres años un poco de lado con tanto viaje.

Si en un futuro le planteasen volver a la capitanía, ¿lo estudiaría?

No lo sé. Depende de la situación, la edad y quién sea el presidente. Si hubiese una situación difícil o los jugadores y la federación lo consensuaran, me lo plantearía.

Ya hay cuadro para la Davis, ¿ve a España ganando de nuevo?

Está en una posición para hacer cosas grandes, jugamos en casa dos eliminatorias y ya en semifinales todo es decisivo. Con la mentalidad de ganar fuera y un equipo amplio podemos marcar una época. España tiene mucho peso en la Davis.

¿Puede Rafa Nadal repetir su gran año 2008?

Le ha costado llegar al número uno por Federer. En las finales la ventaja es de Rafa y yo confío en que gane lo mismo, e incluso en Australia o Nueva York.

El tenis vive un gran momento...

Empieza una época nueva, antes todo se había robotizado y ahora hay estilos diferentes: volverán las rivalidades de los ochenta que ya no son sólo personales sino de estilo, forma de vestir y demás. Estas llegan al público y crean ilusión.