Viernes, 28 de Noviembre de 2008

Los tratamientos no quirúrgicos son efectivos para el pie zambo

Reuters ·28/11/2008 - 17:55h

Dos tratamientos no quirúrgicos, el método Ponseti y el método funcional francés, son efectivos contra el pie zambo (equino-varo) y proporcionan una mejoría sostenida, según los resultados de un nuevo estudio.

Los hallazgos fueron publicados en The Journal of Bone and Joint Surgery.

"El estudio aporta más evidencia de que el regreso al tratamiento primario no quirúrgico del pie zambo en los últimos años demostró su utilidad, sin importar si se usa el método Ponseti o el método funcional francés", concluyeron los autores.

El pie zambo es una malformación congénita en la que los pies tienen el ángulo alterado.

El método Ponseti para corregir el defecto incluye el uso de yesos semanales en las piernas para corregir la posición.

En tanto, el método funcional francés, un tipo de fisioterapia, incluye el estiramiento, la ejercitación, el masaje diario con inmovilización mediante cinta adhesiva para ir corrigiendo lentamente la posición anormal.

El equipo dirigido por B. Stephens Richards, del Hospital de Niños de Texas Scottish Rite, en Dallas, comparó la evolución de 267 pies (176 niños) tratados con el método Ponseti y 119 pies (80 niños) tratados con el método funcional francés en el centro donde trabaja Richard.

Los pacientes tenían menos de 3 meses de edad al momento del tratamiento y el seguimiento duró unos 4,3 años. Los padres de los niños eligieron la terapia.

El método Ponseti logró mejores resultados que el método funcional francés, aunque las diferencias no fueron estadísticamente significativas.

Las tasas iniciales de corrección para el método Ponseti y el método funcional francés fueron del 94,4 y del 95 por ciento, respectivamente.

El 37 por ciento de los pacientes tratados con el método Ponseti y el 29 por ciento de los casos tratados con el método funcional francés sufrieron recaídas.

Un tercio del primer grupo pudo evitar la cirugía con mayor tratamiento no quirúrgico, mientras que todos los pacientes del segundo grupo necesitaron cirugía.

En el seguimiento final, el tratamiento Ponseti logró un 72 por ciento de buenos resultados, un 12 por ciento de resultados aceptables y un 16 por ciento de malos resultados. Las proporciones correspondientes para el método funcional francés fueron del 67, 17 y 16 por ciento, respectivamente.

FUENTE: The Journal of Bone and Joint Surgery, noviembre del 2008