Viernes, 28 de Noviembre de 2008

Estudio en ratones relaciona la comida rápida con el Alzheimer

Reuters ·28/11/2008 - 16:52h

Un grupo de ratones alimentados con comida rápida durante nueve meses mostró signos de formación de marañas anormales en el cerebro, una señal relacionada con la enfermedad de Alzheimer, informaron el viernes investigadores suecos.

Los hallazgos del estudio dirigido por una experta del Instituto Karolinska, en Suecia, demuestran cómo una dieta rica en grasa, azúcar y colesterol podría aumentar el riesgo de desarrollar la forma más común de demencia.

"Al examinar los cerebros de esos ratones, hallamos un cambio químico no muy diferente al que se encuentra en el cerebro (de las personas) con Alzheimer", señaló en un comunicado Susanne Akterin, del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer del Instituto Karolinska.

"Ahora sospechamos que el consumo elevado de grasa y colesterol, junto con factores genéticos (...) puede afectar de manera adversa a muchas sustancias del cerebro, lo que puede ser un factor que contribuye al desarrollo de Alzheimer", añadió Akterin, quien dirigió el estudio.

La enfermedad de Alzheimer es incurable y es la forma más común de demencia entre las personas mayores. La condición afecta las regiones cerebrales involucradas en el pensamiento, la memoria y el lenguaje.

Si bien los fármacos más actuales se centran en la remoción de la proteína beta amiloide que forma placa en el cerebro, los investigadores también están buscando terapias que apunten a las marañas tóxicas que provocan una acumulación anormal de la proteína tau.

En su investigación, Akterin se concentró en una variación genética llamada apoE4, que se encuentra en el 15 al 20 por ciento de las personas y que es un factor de riesgo conocido del Alzheimer. El gen está involucrado en el transporte del colesterol.

La experta estudió a ratones genéticamente modificados para que imiten el efecto de la mutación genética en los humanos y que fueron alimentados con una dieta rica en grasa, azúcar y colesterol durante nueve meses. Los alimentos representaban el contenido nutricional de la comida rápida.

Los roedores mostraron cambios químicos en sus cerebros, lo que indicaba una acumulación anormal de proteína tau, además de signos de que el colesterol en la comida disminuía los niveles de otra proteína, llamada Arc, relacionada con la memoria, dijo Akterin.

"Los resultados brindan cierto indicio de cómo puede prevenirse el Alzheimer, pero se requieren más estudios en este campo antes de que se pueda expandir el consejo al público en general", concluyó la investigadora.