Viernes, 28 de Noviembre de 2008

Milena Busquets crece a sus anchas

La editora escribe una novela sobre el paso a la madurez

 

CAROLINA ISASI ·28/11/2008 - 08:00h

Albert Gea - La editora en las escaleras de su casa de Barcelona.

Milena Busquets (Barcelona, 1972) es una mujer inquieta y abierta si se siente cómoda. De ojos grandes y mirada curiosa. El mundo editorial corre desde pequeña por sus venas (es hija de la editora Esther Tusquets) y, aunque estudió Arqueología en el University College de Londres, muy pronto comenzó a trabajar en Lumen y creó RqR, su propia editorial.

Traductora y colaboradora en varios medios, hacía mucho que quería escribir algo: "Y un día decidí empezar, tenía claro que iba a hablar del amor". Milena se refiere a la novela que acaba de publicar, Hoy he conocido a alguien (Bruguera), en la que trata la dificultad de crecer y las distintas posibilidades y limitaciones del amor. Una novela de iniciación de la que reconoce estar contenta. La infidelidad, las relaciones de pareja en las que existe una gran diferencia de edad, los amores prohibidos, las ganas de apurar la vida al máximo, se reflejan en esta historia de amor prohibido entre Ginebra, de 27 años, y Norman, un exitoso arquitecto inglés casado.

"Todos los editores deberíamos saber qué significa ser rechazado"

Niños para siempre

"La fidelidad que importa es la fidelidad a uno mismo", Milena es una mujer trabajadora y con dos hijos pequeños. Tal vez sea eso lo que le haya estimulado su lado más creativo y de genialidad. Además, parece no ser muy consciente de su manera de narrar. "Mi madre la leyó y le gustó y Ana Mª Moix me animó a que la moviera, pero nunca estoy muy segura del todo", explica. Pese a moverse como pez en el agua en el mundo editorial, no fue coser y cantar. "Todos los editores deberíamos pasar al otro lado para saber qué significa ser rechazados", dice.

Si le preguntas cuándo termina una de hacerse adulta, se ríe, contesta con un humor que nunca le falta y cierta ironía heredada de su madre. "No lo sé, a mí me está costando bastante... Hay niños que son adultos y adultos que intentan alargar la niñez todo lo posible", reconoce sincera la escritora.

"Un día decidí empezar, tenía claro que iba a hablar del amor"

Milena le ha cogido gusto a la letra escrita, a compartir el relato y ya piensa en su próxima novela. Un libro que aparecerá etiquetado en cuanto salga a la luz como actual y contemporáneo: "Es mi mundo, en el que vivo y el que mejor conozco. Es el que me interesa". Pero no parece que sea una crónica dulce de nuestras costumbres. "Los jóvenes nos creemos invencibles. Uno se va dando cuenta poco a poco, o de golpe, de que está puramente de paso. A mí me ocurrió cuando murió mi padre de cáncer, cuando yo tenía 17 años.

Creo que todos somos bastante contradictorios, a menudo deseamos algo y su opuesto; a menudo no estamos dispuestos a pagar el precio de lo que deseamos; a menudo no sabemos ni lo que deseamos" y concluye que hacerse adulto significa aprender a elegir. Milena parece que ya ha elegido su camino.

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad