Jueves, 27 de Noviembre de 2008

Los jueces acusan a los Mossos de una campaña de desprestigio

El fallo condenatorio por torturas de cinco agentes, en el origen del conflicto

ALBERT MARTÍN VIDAL ·27/11/2008 - 21:39h

La necesaria relación entre policía y justicia atraviesa horas bajas. El juez decano de Barcelona, José Manuel Regadera, remitió el jueves una dura carta al director general de los Mossos d'Esquadra, Rafael Olmos, en la que acusa al cuerpo policial de realizar filtraciones a los medios de comunicación con el objetivo de desprestigiar a la judicatura.

Las quejas de Regadera se refieren a la publicación, el pasado lunes, de una noticia en el diario El Mundo sobre una juez de Barcelona que estaba en estado de embriaguez y trató de evitar un control de alcoholemia. "Yo por ustedes me salto muchas veces el procedimiento y a partir de ahora no voy a creer nada de sus historias", habría declarado la juez, investigada ahora por el CGPJ.

En su misiva, Regadera expresa "una vez más" su sorpresa por la filtración de una actuación de los Mossos d'Esquadra y va más allá al acusar al cuerpo policial de haber cometido la indiscreción con el objetivo de desprestigiar a los jueces. "[Las filtraciones] obedecen a intereses espurios y principalmente al propósito de sembrar la duda y el desprestigio personal sobre quienes tenemos encomendada la función jurisdiccional", lamenta el juez.

El caso de las torturas

En su misiva, Regaderas recuerda que las filtraciones pueden comprometer "la eficacia de la instrucción criminal" y "atentan contra el derecho a la intimidad de las personas e incluso pueden ser constitutivos de delito".

El juez decano explica en su carta que el objetivo de la filtración que supuestamente habrían efectuado los Mossos no era otro que "ocultar o minimizar el impacto de otras informaciones que sí afectan directamente a la seguridad de los ciudadanos". Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya explicaron que el juez decano se refería con estas palabras a la sentencia, hecha pública sólo un día después, que condenaba a cinco agentes por delitos de detención ilegal, torturas, lesiones graves e inviolabilidad del domicilio, en el fallo más grave jamás dictado contra la Policía autonómica.

"Los Mossos se guardaron esta noticia durante un mes y medio y la han publicado justo cuando les interesaba, antes de que saliera la sentencia", explicaron estas fuentes. "Emplearon este caso como una medida de presión contra los jueces", remacha el mismo portavoz, que asegura que este tipo de actuaciones "llevan tiempo ocurriendo".

Los Mossos d'Esquadra replicaron a estas acusaciones con un comunicado en que negaban "rotundamente" cualquier responsabilidad en la filtración de esta noticia, "menos aún para desprestigiar a cualquier miembro de la judicatura". El comunicado apelaba a la "confianza y lealtad en que deben basarse las relaciones" entre ambas instituciones.

Asesoramiento en el recurso

El conseller de Interior, Joan Saura, reiteró por su parte que "la práctica totalidad de los mossos no pueden quedar oscurecidos por actitudes puntuales de mala praxis". El conseller añadió que el Departament d'Interior, que ha apartado del cuerpo a los agentes condenados, les mantendrá el apoyo jurídico para que recurran la sentencia.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad