Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

Las complicaciones de la histerectomía difieren según el enfoque

Reuters ·26/11/2008 - 19:19h

Comparada con la histerectomía abdominal, la operación vaginal con o sin laparoscopía tiene menos complicaciones inmediatas pero posteriormente genera más readmisiones, según un informe australiano.

El estudio fue publicado en BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology.

Investigaciones previas sugirieron que la histerectomía vaginal, con o sin asistencia laparoscópica, está vinculada con una menor morbilidad que la operación abdominal, explicaron los autores. Pero poco se sabía sobre el procedimiento de extirpación uterina entre las mujeres australianas.

La histerectomía abdominal es la práctica habitual en la cual se realiza una incisión en la parte baja del abdomen y se remueve a través de ella el útero femenino. La histerectomía vaginal consiste en la extirpación a través de la vagina.

La operación vaginal asistida por laparoscopía se efectúa mediante la realización de pequeños cortes en la pared del abdomen por los que se insertan tubos metálicos para permitir el ingreso del laparoscopio y otras herramientas de microcirugía.

El laparoscopio es como un pequeño telescopio con una cámara adherida que brinda una imagen continua y ampliada de la zona a operar, que se proyecta en una pantalla de televisión. Con este método, el útero también se extirpa a través de la vagina.

El equipo de la doctora Katrina Spilsbury, de la Curtin University of Technology, en Perth, evaluó los resultados de morbilidad después de una histerectomía por razones benignas (no cáncer) en todos los hospitales de Western Australian entre 1981 y el 2003.

La hemorragia relacionada con el procedimiento y las infecciones posteriores a la intervención (excluidas las del tracto urinario) eran menos comunes con la histerectomía vaginal que con la abdominal, informaron los autores.

La duración de la estadía en el hospital fue más corta en las mujeres operadas con asistencia laparoscópica (cuatro días), seguida por los procedimientos vaginales directos (seis días) y las histerectomías abdominales (ocho días).

No obstante, comparada con la histerectomía abdominal, el procedimiento vaginal con o sin laparoscopía aumentó las posibilidades de reingreso hospitalario por hemorragia y las de readmisión por complicaciones genitourinarias, indicaron los expertos.

Otros factores asociados con un mayor riesgo de complicaciones fueron la edad más joven, una mayor cantidad de otras dolencias y someterse a la intervención en un hospital clínico, señaló el reporte.

"Estos resultados identifican a las mujeres en riesgo de readmisión después de una histerectomía y destacan una oportunidad para modificar el alta temprana y las prácticas de seguimiento de las pacientes, para disminuir este riesgo", concluyó el equipo.

FUENTE: BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, noviembre del 2008