Martes, 25 de Noviembre de 2008

Expertos prueban en España una vacuna preventiva contra el sida

Reuters ·25/11/2008 - 17:33h

Treinta hombres y mujeres participan en el primer ensayo clínico realizado en España de una vacuna preventiva contra el VIH, el virus responsable del sida, una enfermedad que ha causado la muerte de más de 25 millones de personas en todo el mundo en menos de 30 años.

El equipo del investigador Mariano Esteban desarrolló una vacuna experimental en el Centro Nacional de Biotecnología para este ensayo de Fase I, en el que colaboran expertos del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de los hospitales Gregorio Marañón de Madrid y Clínic de Barcelona.

El objetivo es obtener datos sobre la respuesta inmunitaria en voluntarios sanos y con bajo riesgo de ser infectados.

"El sida es una enfermedad que sigue matando (...) Es un problema enorme que tiene toda la humanidad y un compromiso de todos", declaró el doctor Esteban en la emisora Onda Cero.

"Hasta ahora todas las vacunas que se han desarrollado no han obtenido éxitos, sino más bien fracasos, y lo que pretendemos es una aportación española, es decir, en qué medida podemos avanzar y participar junto con otros investigadores en el desarrollo de esa vacuna que todos deseamos", agregó.

Los voluntarios, que tienen entre 18 y 55 años y obtendrán una compensación económica por su participación, recibirán una primera dosis de vacuna y posteriormente un refuerzo al mes y a los cuatro meses, explicó el CSIC en un comunicado.

Durante este período se realizarán análisis de sangre para detectar la generación de defensas, pero el seguimiento será de un año para comprobar la durabilidad de la respuesta generada por la vacuna.

UN PROCESO DE 10 AÑOS

Después de ser probada en ratones y monos y demostrar su seguridad y capacidad de inducir respuestas inmunes que protegen frente al virus de la inmunodeficiencia simia, semejante al VIH, la vacuna comienza un proceso que consta de tres fases, con una duración aproximada de 10 años.

El objetivo es comprobar si el organismo es capaz de generar respuestas defensivas frente a las proteínas del VIH. Si se demuestra que la vacuna puede generar defensas, en futuros ensayos en fases II y III se podría probar si son eficaces en la lucha del organismo frente al VIH.

"La vacuna utilizada en este ensayo clínico en ningún caso puede provocar la infección por VIH, ya que se utiliza un vector viral empleado como vacuna en la erradicación de la viruela, que es capaz de expresar algunas proteínas del VIH", dijo en un comunicado del CSIC el doctor Felipe García, del Clínic de Barcelona.

"No se utiliza el VIH completo, sino sólo alguna de sus partes, y por tanto es imposible la infección", explicó.

La vacuna experimental MVA-B, patentada por el CSIC, está basada en el subtipo B del VIH, que es el más frecuente, y utiliza cuatro antígenos para fomentar la activación de una respuesta inmunológica en el organismo e impedir la infección con VIH.

La enfermedad, descubierta en 1981, cuenta con una tasa de mortalidad de unos 3 millones de personas al año y existen unos 40 millones de infectados en todo el mundo, según los datos del CSIC.

En España el número de nuevos casos descendió casi un 17 por ciento en el 2007, pero sigue siendo uno de los países con mayor incidencia en Europa occidental.