Jueves, 27 de Noviembre de 2008

Tailandia declara el estado de excepción y ataja los rumores de un golpe de estado

El Ejército ha negado que prepare un golpe de estado. Los manifestantes insisten en que seguirán con su protesta hasta que dimita el Gobierno y que harán frente a la fuerza

EFE ·27/11/2008 - 14:05h
 

El primer ministro de Tailandia, Somchai Wongsawat, ha declarado el estado de excepción en los dos aeropuertos - Suvarnabhumi, el principal del país, y Don Muang - ocupados por los manifestantes que piden la dimisión del Ejecutivo.

La decisión fue adoptada durante una reunión de urgencia del Gabinete que se celebró en la ciudad de Chiang Mai, a unos 600 kilómetros al norte de Bangkok.

La declaración del estado de excepción otorgaría al Ejecutivo la potestad de utilizar el Ejército a discreción para detener a los manifestante

El predecesor de Wongsawat y compañero del mismo partido, Samak Sundaravej, ya utilizó esta prerrogativa en Bangkok el pasado 2 de septiembre con la intención de recuperar la sede gubernamental pero los militares rehusaron emplear la fuerza contra los seguidores de la Alianza opositora.

La opositora Alianza del Pueblo para la Democracia de Tailandia anunció que seguirá adelante con su movilización pese al estado de emergencia declarado para desalojarles de los dos aeropuertos que ocupan en la capital.

"Nos defenderemos de la Policía si emplean la fuerza" 

Suriyasai Katasila, uno de los líderes de la plataforma opositora, dijo que se defenderán de la Policía si ésta emplea la fuerza para dispersarles de los aeródromos, y retó al Gobierno a que intente echarles de allí, según los medios locales.

Por su parte, el portavoz del Ejército de Tailandia, Sansern Kaewkamnerd, ha negado que las Fuerzas Armadas preparen un golpe de Estado, en un desmentido de los rumores que han surgido a lo largo del día.

El militar explicó que el movimiento de tanques visto en Bangkok formaba parte de un traslado aprobado con anterioridad y añadió que los vehículos blindados ya han vuelto al cuartel.

Previamente, el Gobierno del primer ministro de Tailandia, Somchai Wongsawat, había instado al Ejército a que se mantuviera en los cuarteles en respuesta a los intensos rumores sobre un inminente golpe de Estado.

"Las tropas deben estar en los cuarteles y el primer ministro no va a destituir a nadie", dijo el portavoz del Gobierno, Nattawut Saikuar, y en aparente alusión al jefe del Ejército, el general Anupong Paochinda.

Por su parte, el gobernante Partido del Poder del Pueblo (PPP) en Tailandia ha instado a sus seguidores a salir a la calle en Bangkok para impedir un golpe de Estado después de que se negara a dimitir el primer ministro, Somchai Wongsawat.

"Aquellos que tengan coches deben cortar el paso a los tanques" 

"Aquellas personas que tengan coches o conduzcan taxis deben cortar el paso a los tanques, cualquier persona que no quiera una asonada debe intervenir", declaró a una radio local Suthin Klangsaeng, portavoz de la fuerza política compuesta por aliados del depuesto ex jefe del Ejecutivo Thaksin Shinawatra.

Los manifestantes que piden la dimisión del Ejecutivo de Tailandia ocuparon anoche el segundo aeropuerto de Bangkok, Don Muang, en el que el Gobierno había instalado temporalmente su sede; un día después de que los seguidores de la Alianza forzaran el cierre del principal aeropuerto, Suvarnabhumi.

Varios miles de miembros de la Alianza del Pueblo para la Democracia irrumpieron en la terminal de Don Muang, a unos 30 kilómetros al norte de Bangkok, después de que el primer ministro tailandés, Somchai Wongsawat, se dirigiera a la nación para asegurar, una vez más, que no dimitirá.

Todos los servicios de Don Muang fueron suspendidos a partir de la medianoche local, según informó el canal 9 de la televisión tailandesa.

El director del aeropuerto, Anirut Thanomkulbutra, indicó que está prevista la reanudación de las operaciones a las 18:00 hora local (11.00 GMT de hoy).

Escenas de violencia

Cuatro bombas de escasa potencia estallaron, sin causar víctimas, en los alrededores de la sede del Gobierno, donde sólo queda una pequeña parte de los manifestantes antigubernamentales que la ocuparon en agosto, informaron fuentes policiales.

Cuatro bombas han estallado sin causar víctimas

Las explosiones, que la Policía cree que se debieron al lanzamiento de granadas, se produjeron esta madrugada cerca de un grupo de guardias de la Alianza del Pueblo para la Democracia (APD), organizadora de las protestas.

Además de las explosiones, al menos cinco ráfagas de disparos se oyeron en los alrededores de la sede del Ejecutivo esta madrugada.

Sin embargo, el que se ha convertido en cuartel general de la Alianza no estaba tan repleto de manifestantes como de costumbre, después de que éstos se trasladaran a los principales aeropuertos de la capital, que se han visto obligados a paralizar su actividad.

Aeropuertos y sede del Gobierno

Don Muang dejó de ser el principal aeropuerto de la capital tras la construcción de Suvarnabhumi, en 2006, y normalmente opera vuelos domésticos, aunque ayer se hizo cargo de algunos de los aviones que tenían previsto aterrizar en Suvarnabhumi.

Varios miles de pasajeros han quedado atrapados en Tailandia tras el cierre del aeropuerto internacional de Bangkok.

La Alianza tiene tomada la sede del Gobierno desde el 26 de agosto

Además de los dos principales aeropuertos de Bangkok, la Alianza tiene tomada la sede del Gobierno de Tailandia desde el 26 de agosto. Los dirigentes de la Alianza han prometido seguir con sus movilizaciones hasta que dimita el Ejecutivo.

El jefe del Ejército de Tailandia, Anupong Paochinda, propuso ayer, después de reunirse durante dos horas con altos funcionarios, destacados empresarios y académicos, la solución de disolver el Parlamento y convocar elecciones.

Paochinda descartó la posibilidad de que los militares intervengan con un golpe de Estado, como el que dieron en 2006, porque, en su opinión, la medida no resolvería la crisis. El primer ministro rechazó la propuesta del Ejército en un mensaje a la nación y reiteró que su Gobierno ha sido en democracia, por lo que tiene el derecho y el deber de continuar.

Reunión de emergencia

El primer ministro de Tailandia, Somchai Wongsawat, ha trasladado la reunión de urgencia de su gabinete a la ciudad septentrional de Chiang Mai, donde todavía no ha llegado la oleada de protestas que paraliza el país.

Miles de manifestantes convocados por la opositora Alianza del Pueblo para la Democracia han tomado el Palacio presidencial en Bangkok y los dos aeropuertos de la capital para forzar la dimisión del Gobierno.

Según la prensa local, varios ministros acudieron a tiempo a una base de la Fuerza Aérea de Bangkok para abordar el Hércules C-130 con destino a Chiang Mai, a unos 600 kilómetros al norte de Bangkok, pero otro grupo arribó tarde a causa del tráfico.

El avión militar debió regresar al punto de partida a los 30 minutos de despegar y efectuar un aterrizaje forzoso debido a la rotura de un motor, informó la edición digital del diario local The Nation.

Noticias Relacionadas