Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

Zapatero acentúa ahora la defensa de la españolidad de Repsol

Industria subraya que la petrolera realiza actividades sujetas a intervención administrativa

G. LÓPEZ ALBA ·26/11/2008 - 22:16h

La tesis de defensa a ultranza de la españolidad de Repsol defendida por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, parece haber ganado terreno dentro del Gobierno a tenor de lo dicho ayer por José Luis Rodríguez Zapatero ante el Pleno del Congreso.

Sin dar marcha atrás en el rechazo firme al “intervencionismo” del Estado, el presidente dijo: “El Gobierno va a defender que Repsol y que las empresas que están en la participación de referencia sean, por supuesto, españolas, con dirección española, que tengan autonomía y que tengan independencia, y lo va a hacer en el respeto al libre mercado”.

Poco después, el propio ministro de Industria reiteraba que “no existe” la operación de compra de las acciones de Sacyr por la rusa Lukoil, pero insistía en que, “en caso de existir, el Ministerio de Industria y este ministro harán lo que tienen que hacer”.

El nuevo acento de Zapatero en la defensa de la españolidad de Repsol llega cuando desde distintos ámbitos se consolida la impresión de que la posible entrada de la compañía rusa se ha enfriado.

En este nuevo escenario, Industria descartó rotundamente, a través de un comunicado, la posibilidad de que el Tesoro Público adquiera la deuda contraída por Sacyr.

Fuentes de este Ministerio dijeron a Público que existen “otras vías” para garantizar que el capital español mantega la mayoría y la dirección de Repsol, aunque no quisieron precisar cuáles. No obstante, el propio Sebastián subrayó ayer que “Repsol es titular de activos estratégicos, como el almacenamiento subterráneo (de gas) de Gaviota, en la costa de Vizcaya, y realiza actividades sujetas a intervención administrativa que implican una relación de sujeción especial, como los precios regulados del butano, el gas canalizado y las reservas estratégicas de petróleo”.

El ministro dijo no tener constancia alguna de la intervención del rey a favor de la entrada de Lukoil en Repsol. Esta hipotética compra sigue generando inquietud en las filas socialistas aunque haya perdido fuerza .

Inquietud en el PSOE

Así, Alfonso Guerra señaló que Rusia “no es homologable a cualquier democracia europea, y eso plantea dudas”.  Álvaro Cuesta, miembro de la Ejecutiva federal del PSOE, sumó su voz a los partidarios de la intervención estatal. “Sea una compañía rusa o de otro lugar, debería haber en todo caso una garantía de presencia del Estado”, defendió Cuesta, que hizo extensivo este planteamiento a la acería asturiana Ensidesa, también en manos extranjeras (Arcelor-Mittal).

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, afirmó que, si la entrada de Lukoil se confirmara, sería “un enorme fraude en contra de cientos de miles de pequeños accionistas” y adelantó que, en ese caso, acusará a Zapatero de “ser responsable de un escándalo mayúsculo en contra de los intereses generales de España”.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad