Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

Zapatero y Rajoy se cambian los papeles a costa de Repsol

Mientras el líder del PP, Mariano Rajoy, pide un respaldo público a una empresa privada por su "carácter estratégico", el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, insiste en su discurso de "respaldar sí, pero intervenir no" 

PÚBLICO.ES ·26/11/2008 - 09:21h

Paradojas de la política, el Congreso ha sido esta mañana el escenario de un cambio de papeles a costa del interés de la rusa Lukoil por Repsol .

Mientras el líder del PP, Mariano Rajoy, pide un respaldo público a una empresa privada por su "carácter estratégico", el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, insiste en su discurso de "respaldar sí, pero intervenir no".

Así, Zapatero ha reiterado su mensaje de ayer de que el Ejecutivo apoyará y defenderá a Repsol YPF y a sus accionistas de referencia, pero reiteró que no intervendrá para impedir la entrada en su accionariado de la petrolera rusa Lukoil.

Por su parte, Rajoy aseguró que el Gobierno tiene armas legales para intervenir en la operación y que si no lo hace acusará al presidente del Ejecutivo de ser el responsable de un "escándalo mayúsculo".

"El criterio es muy claro, nuestra obligación es defender y apoyar a las empresas españolas", aseveró Rodríguez Zapatero, que aseguró que se mantendrá su postura pese a las "duras críticas" recibidas.

Ni gas ni petróleo 

Explicó que defender a Repsol es hacerlo en Ecuador, Venezuela y en todos los países donde obtiene el crudo "que luego consumimos en España", porque recordó a Rajoy que, "a pesar de que usted habla del petróleo y del gas español", en España no hay ni gas ni petróleo.

"Velaremos por apoyarlas (a las empresas) pero no vamos a intervenir en ellas como a lo mejor le gustaría a ustedes"


"A veces se introduce una cierta confusión al amparo de hacer una trinca política", criticó Rodríguez Zapatero, que reiteró que el Gobierno defenderá, desde el respeto al libre mercado, que Repsol y que sus accionistas de referencia -actualmente Sacyr Vallehermoso y La Caixa- sean españoles y tengan autonomía e independencia.

"Velaremos por apoyarlas (a las empresas) pero no vamos a intervenir en ellas como a lo mejor le gustaría a ustedes", aseveró el presidente del Gobierno, que defendió la larga trayectoria empresarial de la petrolera y sus accionistas de referencia.

"El muerto", para el Gobierno

Mariano Rajoy afirmó que el Gobierno participó en la entrada de Sacyr Vallehermoso en Repsol YPF a través del Instituto de Crédito Oficial por lo que pidió que "ahora no le echen el muerto a nadie".

Advirtió de que si finalmente Lukoil compra el 29,9% de Repsol al doble de su actual precio de mercado "se habrá producido un enorme fraude en contra de los intereses de cientos de miles de pequeños accionistas que no van a cobrar lo que van a cobrar dos o tres accionistas que van a dar el control completo de la compañía".

"Repsol no es una cadena hotelera" y tiene un alto valor estratégico, por lo que "no se puede dejar, para arreglar los problemas personales de algunos, incluidos los suyos, en manos de una empresa dudosa vinculada a un Gobierno que usa sus armas energéticas como todos hemos visto que las usa", dijo Rajoy. 

Noticias Relacionadas