Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

Los secretos del Álbum blanco de los Beatles

El único disco doble del grupo acaba de cumplir 40 años

JESÚS MIGUEL MARCOS ·26/11/2008 - 08:00h

AP - Paul, John, Ringo y George en 1968, el año que se publicó el Álbum blanco.

El 30 de mayo de 1968 los cuatro Beatles volvieron a cruzar el paso de cebra de Abbey Road. En esta ocasión caminaban en dirección al estudio del mismo nombre, al contrario que en la portada de su mítico álbum. Fue el primer día de grabación de su Álbum blanco, uno de los trabajos fundamentales de la historia del pop. Eran días de gloria: cualquier cosa que hicieran los cuatro de Liverpool quedaba inmediatamente grabada con letras de oro en la historia de la música popular. Habían tocado techo.

Los Beatles llegaron juntos, pero registraron buena parte de las canciones por separado. La guerra de egos en el seno del grupo alcanzó su punto álgido en los siguientes cinco meses, con numerosos momentos de tensión Lennon y Harrison llegaron a pelearse y un clima creativo en carne viva. Dicen que los mejores discos surgen de momentos vitales especialmente intensos: el Álbum blanco es un ejemplo más.

Paranoias y excesos

Aunque los Beatles serían lo que son aún sin haber pergeñado este doble disco el único de su carrera, el Álbum blanco tiene virtudes excepcionales. En primer lugar, toma una instantánea del grupo en su momento de mayor creatividad: los cuatro pugnan por introducir sus propios temas, una de las razones por las que el disco se alargó hasta las 30 canciones, pese a las quejas del productor George Martin.

Además, el álbum contiene algunos de sus grandes hits (While my guitar gently weeps con un solo de Eric Clapton, Ob-La-Di Ob-La-Da, Julia, Sexy Sadie...) y expandió el sonido del grupo hasta rozar lo experimental. Dos ejemplos de esto último: la desquiciante Wild honey pie anunció a Blur 30 años antes, mientras que Revolution 9 es una paranoia de John Lennon jugando a ser John Cage junto a Yoko Ono. Precisamente, la presencia constante en el estudio de la compañera de Lennon fue una de las causas habituales de confrontación entre los Beatles.

El Álbum blanco fue el principio del fin de la banda. El grupo acababa de regresar con cierto desencanto de un curso de meditación en la India, de donde se trajeron más de una treintena de canciones. Un año antes había fallecido su manager, Brian Epstein, de una sobredosis. El 13 de octubre salieron de Abbey Road con el master del disco en la mano. En una semana, vendió más de dos millones de copias sólo en Estados Unidos.