Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

China se queda sin 'Chinese Democracy'

Lo nuevo de Guns NRoses no se venderá en el país por sus letras políticas

ANDREA RODES ·26/11/2008 - 08:00h

afp - El líder de la banda, Axl Rose, en un concierto el pasado mayo.

Chinese Democracy, el nuevo disco de Guns NRoses, no se venderá en China. A menos que se lo bajen por Internet, los fans chinos de la banda tendrán que esperar a que las copias ilegales de su último disco, Chinese Democracy, empiecen a proliferar por las numerosas tiendas de discos pirata del país. El significado del título y el contenido polémico de algunas de sus letras son garantía suficiente para que el álbum, lanzado el pasado domingo, no pase la censura de las autoridades.

"Sentados en un estofado chino", "cuando vuestra gran muralla tiembla, échate la culpa a ti mismo" o "échale a la culpa al Falun Gong. Ellos han visto el final y tú ahora no puedes aguantar", son algunas de las frases que pueden molestar al régimen autoritario chino, que mantiene un estricto control sobre las importaciones de productos culturales extranjeros al país.

Las canciones y películas de alto contenido sexual o que hagan referencia a temas sensibles como la democracia o Falun Gong una secta religiosa perseguida en China son automáticamente censuradas, aunque acaban difundiéndose gracias al mercado de copias ilegales.

Axl Rose, cantante de GNR, nunca ha aclarado cuál era la intención de sus canciones y los comentarios de la mayoría de fans chinos en Internet se limitan a comentar la calidad musical del nuevo disco, considerado un "histórico" del rock.

Los seguidores chinos de GNR han esperado con anhelo el lanzamiento del nuevo disco de la banda, el primero después de 17 años.

GNR, conocido en China como Qiang Hua (Pistolas y Flores) empezó a hacerse popular en la segunda mitad de la década de los 80, cuando el gigante asiático experimentó un proceso de apertura política sin precedentes. Pero la fiesta se acabó en junio de 1989, con la matanza de estudiantes que se manifestaban en pro de la democracia en la plaza de Tiananmen.

Controlados al milímetro

"Al Gobierno no le gusta el rocknroll porque simboliza el poder de la resistencia", explica Nicreve Li, de 20 años, fundador de la web GNR on-line. En China, los conciertos y festivales de rock siempre van acompañados de una fuerte presencia policial para asegurar el orden. En febrero de este año, la cantante Björk fue motivo de polémica al gritar "Tíbet, Tíbet" en un concierto en Shanghai.

La artista no sólo irritó al Gobierno. También fue criticada por miles de jóvenes chinos, educados en el patriotismo por el Partido Comunista, que no comprenden por qué los artistas occidentales se empeñan en criticar los problemas internos de China. "Al principio pensé que eran canciones antiChina", dice Li en referencia a Chinese Democracy. Axl Rose, el cantante de GNR, nunca ha aclarado cuál es la intención de sus canciones.

Según The Wall Street Jour-nal, el artista contemporáneo Chen Zhuo rechazó una oferta de 18.000 dólares para ilustrar la cubierta de Chinese Democracy. En la obra aparecía la plaza de Tianamen como si fuera un parque de atracciones, con el rostro de Mao Zedong junto a una montaña rusa. Chen, que presume de ser un artista prodemocrático y de escuchar a GNR desde pequeño, prefirió no poner en peligro su posición privilegiada irritando a las autoridades. Es otro de los artistas que reivindican sólo aparentemente.