Lunes, 24 de Noviembre de 2008

Gran Bretaña inyecta 20.000 millones en el plan anticrisis

El recorte causa contraversia política

Daniel del Pino ·24/11/2008 - 23:05h

El Parlamento británico se convirtió ayer en el mundo al revés. De un lado, un Gobierno progresista como el de Gordon Brown anunció un paquete de medidas para reactivar la economía del Reino Unido mediante una inyección de 20.000 millones de libras (unos 23.500 millones de euros) a base de recortar impuestos y aumentar las ayudas a familias y pensionistas. Enfrente, la oposición conservadora criticó una rebaja fiscal que "deja al país al borde de la bancarrota".


El ministro de Economía, Alistair Darling, anunció ayer durante la presentación del avance presupuestario el paquete de medidas para que familias y empresarios no se sientan solos en un momento tan delicado. Medidas que pasan por recortar el IVA del 17,5 al 15% a partir del próximo lunes y hasta 2010. El objetivo es que los consumidores tengan más dinero para gastar y reforzar así la economía. Reino Unido entrará en recesión el próximo año.


El Gobierno subirá, además, las ayudas a las familias con hijos y dará una paga extra de 60 libras a principios de año a los pensionistas. Darling anunció también la inversión de 1.300 millones en crear la infraestructura adecuada para facilitar a los parados el acceso al mercado laboral, pues se prevé que el desempleo alcance en diciembre los dos millones de personas.


Seguridad Social
Pero no todo serán recortes: los laboristas incrementarán en 2011 medio punto las cuotas de la Seguridad Social.
Llegados a este punto, las aguas volvieron a su cauce. El torie George Osborne acusó al Gobierno de dar a los contribuyentes "20.000 millones con una mano y quitarles 40.000 con la otra". También dijo que los laboristas "llevarán al país a la bancarrota". El déficit público llegará este año a los 78.000 millones frente a los 43.000 previstos por el Gobierno.

Noticias Relacionadas