Lunes, 24 de Noviembre de 2008

Se enfría la ofensiva rusa para comprar el 30% de Repsol

Sebastián defiende la españolidad de la petrolera y dice que la operación todavía "no existe".

ANTONIO M. VÉLEZ ·24/11/2008 - 23:00h

EFE - Vagit Alekperov, presidente del gigante petrolero y gasístico ruso, Lukoil.

La ofensiva de Lukoil en Repsol YPF parece enfriarse por momentos, ante las dificultades de la empresa rusa para aportar garantías adicionales a los bancos para quedarse con hasta un 29,9% en la primera petrolera española.

De hecho, la operación "no existe", en expresión del ministro de Industria, Miguel Sebastián, a pesar de que La Caixa admitió el viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que venderá parte de su 12% en Repsol a Lukoil si Sacyr, que necesita liquidez, consigue colocar su 20% y la empresa rusa consigue financiación. Según el ministro, esas negociaciones son sólo "deseos por parte de compradores y vendedores".

La banca no se fía 

Deseos que pueden no cumplirse. Los bancos no se fían, ya que Lukoil tampoco va sobrada de efectivo y pretende recurrir a la pignoración de sus acciones en Repsol (darlas como garantía del préstamo) para conseguir los 5.200 millones de euros que pide a los bancos para pagar el 20% de Sacyr.

Según Sebastián, las negociaciones son sólo "deseos por parte de compradores y vendedores"

A las dificultades de la negociación se unen los recelos que despierta la operación en muchos sectores, incluyendo algunos miembros del PSOE. Fuentes socialistas advirtieron de que "la operación se está complicando". Sebastián reiteró ayer que prefiere que Repsol "sea español". El ministro no aludió a la nacionalidad de sus gestores, como hizo el viernes la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, dando a entender que ésa era la única condición del Gobierno para dar vía libre a la operación.

El tamaño sí importa 

Sebastián recurrió a su típica muletilla: "Una cosa es preferir y otra, intervenir". Pero luego se preguntó: "¿Es muy distinta una participación a una gran participación?". Su respuesta fue: "En este caso, el tamaño también importa".

Tan críptica declaración podría ser un aviso a La Caixa para que no venda y Lukoil se quede en un 20%, lo que haría más presentable la operación para la opinión pública. Un 30% de Repsol permitiría a Lukoil ser su primer accionista y nombrar a la cuarta parte del consejo de administración, lo que no es poco.

El alegato de Sebastián en favor de una Repsol española llegó en una conferencia organizada por The Economist en la que, según algunas fuentes, pudo coincidir en un aparte con los máximos responsables de La Caixa, Isidre Fainé; Repsol, Antoni Brufau; y Sacyr, Luis del Rivero.La petrolera admitió ayer que en 2006 negoció un cruce de participaciones con Lukoil, pero canceló el acuerdo cuando Sacyr entró en su capital.

Sacyr sufre en bolsa por las dudas sobre la venta

Sacyr fue ayer uno de los pocos valores del Ibex que cerraron en pérdidas, en el día en el que la bolsa registró la quinta mayor subida de su historia. La constructora cayó un 7,8%, ante la posibilidad de que el dinero de Lukoil por su participación en Repsol tarde en llegar o, incluso, no llegue.

La empresa que preside Luis del Rivero inició la sesión como la acabó el viernes: disparada. Parecía que la venta de su 20% en la petrolera estaba encarrilada. Luego se desinfló y se cortó la racha alcista que inició el jueves pasado, cuando trascendió el interés de la empresa rusa. Un día antes, la constructora marcó su mínimo en seis años, ante la posibilidad de que su desesperada situación financiera se traduzca en una suspensión de pagos.

Sí subió, casi un 8%, Repsol, aunque aún está lejos de los hasta 28 euros (cerró a 15 euros) que, se dice, podría llegar a pagar Lukoil.
Pero en ese repunte debió de pesar más el subidón del crudo (un espectacular 10%), más que la posibilidad de una opa de Lukoil, que bastante tiene con llegar al 30% de la petrolera, en el límite para no tener que comprar el 100%.

La asociación de defensa de accionistas minoritarios Aemec pidió ayer al Gobierno que anime a Lukoil a hacerlo, para beneficiar también a este colectivo.

 

 


Noticias Relacionadas