Lunes, 24 de Noviembre de 2008

La banca duda de los avales que puede ofrecer Lukoil

La petrolera rusa debe elevar la garantía de los créditos de Sacyr

V.Zafra ·24/11/2008 - 22:52h

Los bancos acreedores de Sacyr no están convencidos de que Lukoil pueda comprar el 29,9% de Repsol. Tienen dudas de que la petrolera rusa vaya a oportar garantías como las que actualmente tiene Sacyr en el préstamo de 5.175 millones de euros que traspasaría a esa compañía para cerrar la operación.
Sacyr tiene como cobertura de ese préstamo su 20% de Repsol y el 100% de la inmobiliaria Testa, valorada actualmente en 1.900 millones de euros y que no está prácticamente afectada por la crisis inmobiliaria española porque se dedica al alquiler. Para cerrar la financiación, Lukoil tendría que ofrecer sus acciones de Repsol y otro activo de una calidad al menos tan buena como la de Testa y que, además, sea aceptado por el cerca de medio centenar de bancos acreedores. En principio, los mejores activos de la petrolera son reservas de crudo, pero no está claro que las entidades estén dispuestas a aceptarlas.
La clave
En todo caso, la decisión clave de esta operación no es de los bancos acreedores sino de La Caixa, que tiene que decidir si vende su participación y si, además, entrega a Lukoil un crédito (solo o acompañado) de más de 3.000 millones para que pague el 9,9% de Repsol que tiene intención de comprar a la propia Caixa, a Caixa Catalunya y a Mutua Madrileña. Es ahí donde la operación tiene más posibilidades de naufragar, porque a las cuentas y a los ratios de capital de la caja le vendrían muy bien las plusvalías de la venta de las acciones de Repsol, pero en las condiciones actuales conceder un crédito de tal cuantía puede no venirle bien. Y menos si el Gobierno cambia de opinión (en principio la semana pasada dejó claro a los participantes de la operación que no se opondría) y finalmente muestra sus recelos.
Además, está por ver que esta venta termine de cuadrar con la estrategia de Criteria (el holding de La Caixa) porque por un lado vendería parte de su participación de Repsol, pero por otro podría tener que comprar parte de Gas Natural para que no caiga también en manos de los rusos. Así que no reduciría su peso en la energía para aumentarlo en la banca, que es su objetivo.

 

La Caixa reúne hoy a los acreedores

Las principales entidades acreedoras de Sacyr se reunirán hoy de nuevo con La Caixa (ya se vieron el pasado viernes) para analizar cómo podría construirse la financiación de la operación. Si la entidad catalana está dispuesta a continuar con la venta, tendrá que proponer a los que concedieron el préstamo de 5.175 millones a Sacyr la fórmula para traspasar el crédito a Lukoil y, sobre todo, explicarles qué garantías ofrece la petrolera rusa para sustituir las de Sacyr. Y tiene que hacer lo propio con el préstamo adicional de 1.375 millones que firmó Sacyr para hacerse con Repsol. Lo que está fuera de toda duda es la posibilidad de que estos bancos entreguen más dinero a Lukoil. Cualquier financiación adicional quedaría en manos de La Caixa. Los mayores financiadores son Citi y Santander, que entregaron cada uno 1.154 millones de euros a Sacyr; seguidos por Caja Madrid, con 933 millones, y Calyon, con 563 millones.