Lunes, 24 de Noviembre de 2008

La UE investiga por qué es más caro descargar música en España

ANA TUDELA ·24/11/2008 - 21:34h

Descargarse desde Internet al teléfono móvil el tema You know I'm no good, de Amy Winehouse, cuesta un euro si se hace desde la página italiana o alemana de la tienda de música en Internet de Nokia; 0,80 libras (0,94 euros) si se hace desde la página británica y 1,5 euros si se descarga desde la página española (nokia.es).

Intentar acceder a la versión británica o la italiana para descargarse el mismo contenido más barato no es posible. Cuando detecta que la compra se hace desde España, la web no autoriza la operación.

No es una actuación exclusiva de Nokia. Lo mismo ocurre con las web de las compañías de móvil y otras páginas de descarga. Bruselas investiga qué está ocurriendo y si estas actuaciones infringen la normativa comunitaria.

Así lo reconoció el lunes la comisaria europea de Protección al Consumidor, Meglena Kuneva, que visitó Madrid, entre otros motivos, para conocer la situación de los consumidores españoles en materia de telecomunicaciones.

Tras un encuentro con el secretario de Estado del sector, Francisco Ros, Kuneva comentó: "Si eres un consumidor y estás en España, deberías poder bajarte música de páginas del Reino Unido. Sin embargo, hay casos en los que se deniega esa posibilidad y los estamos estudiando", reconoció Kuneva, "porque puede tratarse de un abuso de la legislación de competencia. Lo estudiaremos con los reguladores de cada país para ver qué compañías infringen las normas".

La comisaria ya intuye cuál puede ser una de las razones que influye en esa diferencia de precios. "El problema es que las sociedades gestoras de derechos de autor están ubicadas en países concretos", apuntó. Fuentes del sector comentaron a Público que en España es sensiblemente más caro el precio que hay que pagar a entidades como SGAE por unidad descargada, lo que encarece el coste final para el usuario.

El departamento que dirige Kuneva está elaborando un estudio sobre comercio electrónico que se presentará en enero y en el que espera que salgan a la luz "las restricciones que se están produciendo".