Lunes, 24 de Noviembre de 2008

Un embarazo inesperado aumenta riesgo de repetir la experiencia

Reuters ·24/11/2008 - 16:42h

Las mujeres y las adolescentes que tuvieron un embarazo inesperado corren peligro de repetir la experiencia, independientemente de otros factores de riesgo, como la edad y el nivel educativo.

En un nuevo estudio, un equipo de investigadores halló que entre las 542 mujeres y adolescentes participantes de un estudio para alentar el uso de métodos anticonceptivos, las que habían tenido un embarazo no planificado corrían el doble de riesgo que el resto de tener otro embarazo inesperado en los siguientes dos años.

La edad y el nivel educativo aparecieron como los factores de riesgo más sólidos de embarazo no planificado. Las adolescentes eran tres veces más propensas que las mayores de 24 a tener un embarazo inesperado, mientras que las mujeres sin estudios secundarios tenían un riesgo similarmente alto.

Pero aún tras considerar esos y otros factores, el antecedente de un embarazo no planificado seguía asociado con un riesgo más alto de repetir la experiencia, publicó American Journal of Obstetrics & Gynecology.

Alrededor de la mitad de los embarazos en Estados Unidos no son planificados, una estadística que representa "una seria preocupación de salud pública", escribió el equipo dirigido por Lindsay M. Kuroki, de la Brown University, en Providence, Rhode Island.

Por ejemplo, a diferencia de otras embarazadas, las que tienen una gestación no planificada son menos propensas a recibir atención prenatal temprana y tienden más a fumar y consumir alcohol y drogas. Por lo tanto, sus bebés corren mayor riesgo de nacer con bajo peso o hacerlo prematuramente.

Identificar a las mujeres de ese grupo de riesgo es clave para prevenirlo, indicó el equipo. Según el estudio, preguntarles a las mujeres sobre embarazos previos no planificados es una buena forma de estimar su riesgo futuro y si necesitan más ayuda con la planificación familiar.

"Garantizar el acceso a los servicios de planificación familiar, promover el uso de métodos anticonceptivos más confiables y proporcionar el apoyo y los recursos adecuados es fundamental en las estrategias de prevención de los embarazos inesperados", señaló el equipo.

FUENTE: American Journal of Obstetrics & Gynecology, noviembre del 2008

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad