Lunes, 24 de Noviembre de 2008

Greenpeace se manifiesta frente a los edificios de la UE en Bruselas contra los transgénicos

Con motivo de la presentación de los presupuestos preliminares del Estado, los cuatro integrantes de la organización utilizaron unas escaleras para desplegar en lo alto del edificio una pancarta que rezaba: "Verde es bueno"

EFE ·24/11/2008 - 13:05h

Activistas de Greenpeace junto a la sede del Consejo Europeo. EFE

Activistas de Greenpeace se han manifestado este lunes frente a los edificios de las instituciones de la Unión Europea (UE) para pedir que se endurezcan los requisitos que hacen falta a la hora de aprobar nuevas variedades de organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos.

La protesta coincide con la reunión de un grupo de expertos de los países de la UE que están estudiando una reforma del sistema de autorización de transgénicos.

Los representantes de Greenpeace han colgado de un edificio una pancarta gigante de una planta de maíz supuestamente transgénico y el eslogan "Parad los OGM".

Los expertos de la UE presentarán recomendaciones al Consejo de ministros de Medioambiente, que votará el 4 de diciembre conclusiones acerca de una revisión del procedimiento actual para la aprobación de transgénicos en los países comunitarios.

La organización ha advertido de los "riesgos sanitarios y ambientales" de los OGM 

Greenpeace ha querido advertir a los políticos sobre los "riesgos sanitarios y ambientales" que implican los OGM.

"Las autoridades comunitarias ignoran los peligros graves e impredecibles que tiene los cultivos transgénicos; Greenpeace reclama a los ministros de Medioambiente que reformen el sistema viciado de aprobación que hay en la UE"; según ha declarado el director de políticas sobre OGM de Greenpeace, Marco Contiero.

Greenpeace ha denunciado que estudios recientes del Gobierno de Austria han alertado contra las "amenazas graves" que pueden suponer para la salud transgénicos como una variedad de maíz, 'NK603xMON810', sobre la que la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA) emitió un dictamen favorable.

También en el Banco de Inglaterra 

"La AESA y la CE siguen dando el visto bueno a todo lo que las industrias de la biotecnología les pone en las narices"; esta situación es un escándalo y los ministros de Medioambiente deben acabar con él", ha manifestado el representante de Greenpeace.

Además, cuatro activistas de Greenpeace consiguieron también escalar este lunes el edificio del banco de Inglaterra, en el centro financiero de Londres, para pedir al Gobierno que invierta en la industria "verde".

Con motivo de la presentación de los presupuestos preliminares del Estado, los cuatro integrantes de la organización utilizaron unas escaleras para desplegar en lo alto del edificio una pancarta que rezaba: "Verde es bueno"

Según Greenpeace, la medida forma parte de las peticiones al Gobierno para que reactive la economía británica a través de una nueva revolución industrial que defienda el medioambiente.

"El Gobierno, junto al sector privado, debe invertir en un futuro más limpio y seguro para el Reino Unido y el momento para hacerlo es ahora", dijo el director ejecutivo del grupo, John Sauven.

"Dar un impulso a la economía con una inversión 'verde', que sería más inteligente, limpia y valiente, es apoyada por Barack Obama (presidente electo de EEUU), la Confederación de la Industria Británica, la ONU, el Deutsche Bank y otras grandes corporaciones", puntualizó Sauven.

"Hacerlo no sólo ayudará al Gobierno a evitar la recesión, sino que puede ayudarnos a escapar finalmente del sistema energético sucio y caro del siglo XX", agregó.

El ministro de Economía, Alistair Darling, explicará este lunes en el Parlamento los presupuestos del Estado, ampliamente esperados por las medidas que pueda tomar para hacer frente a la crisis financiera.


Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad