Lunes, 24 de Noviembre de 2008

España cuenta con un millón de analfabetos

El fenómeno crece en los últimos tres años. Los sociólogos apuntan a la inmigración como factor principal.  La mayoría de los que no saben leer ni escribir son personas mayores

La felicidad de no ser encuestado, por Juan Gómez

MARTA HUALDE ·24/11/2008 - 08:00h

La misma España que asiste como invitada a la última reunión del G-20 y que presume de una escolarización obligatoria hasta los 16 años, cuenta con una bolsa de analfabetos próxima al millón de personas. La cifra de residentes en el país mayores de 16 años que no saben leer ni escribir asciende a 915.300, un 2,4% de la población, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) del tercer trimestre de este año.

La tendencia descendiente de las dos últimas décadas se ha invertido en los últimos tres años. El colectivo de analfabetos ha pasado de 783.800 en 2005, a 830.100 en 2006, y 841.700 en 2007. La media de los tres primeros trimestres de 2008 es de 910.233.

La mayoría de expertos apunta a la inmigración como factor clave de la subida. Según las estadísticas del INE, los extranjeros que se declaran analfabetos han pasado de 69.900 a principios de 2005, a 132.200 en la actualidad, casi un 100% de aumento. No obstante, la población analfabeta nacional también creció en el periodo, cerca de un 12%; pasó de 691.700 al inicio de 2005 a los 777.800 en el último trimestre de 2008.

"Una parte importante de inmigrantes viene sin saber leer"

Dificultades de enseñanza

"Hay una parte importante de inmigrantes que viene sin saber leer ni escribir", afirma el profesor del Departamento de Educación de la Universidad de Navarra, Javier Laspalas. A su juicio, lo normal sería un descenso de los analfabetos, porque los mayores van falleciendo. Así, refuerza su teoría de que la inmigración viene a buscar trabajo y que no necesita el conocimiento lecto-escritor para muchos empleos que desempeñan. Cree que tienen otras preocupaciones distintas a aprender a leer y escribir y ve difícil enseñarles. Para hacerles percibir que es algo útil, Laspalas pide que el método de enseñanza sea diferente al empleado con los niños.

 Aunque cree que la inmigración llega con cierto nivel educativo, el profesor de Sociología de la Universidad Rey Juan Carlos, Roberto Barbeito, achaca ese aumento a los extranjeros llegados en los últimos años. En su opinión, los primeros inmigrantes que van a cualquier país son los que poseen mayor preparación, aunque luego ocupen puestos inferiores a su cualificación, mientras que son los últimos en cruzar la frontera los que tienen un menor nivel. "Por pocos inmigrantes analfabetos que haya, pesan en la tasa de analfabetismo", afirma.

"Está vinculado al fracaso escolar, sobretodo en familias marginales"

Regularización

En la inversión de la tendencia también ha podido influir la regularización de un cupo de inmigrantes sin papeles que realizó el PSOE en 2005, según Barbeito. "Aparecieron muchos inmigrantes de la economía sumergida que no figuraban en ningún sitio y que pueden ser parte de esos nuevos analfabetos", explica. A pesar de que ve el analfabetismo como "residual" estadísticamente, lo cree "insoportable" humanitariamente, porque "evidencia los fallos del modelo de Estado social". Y alerta: "Si continúa creciendo, significará no sólo que hay fallos, sino principios de fracaso".

Desde la Asociación de Sociología de la Educación, Ramón Fernández apunta que la tasa crece más rápidamente en hombres que en mujeres, lo que concuerda con la mayor tasa de masculinidad de la inmigración africana, "la de menor nivel de estudios". El profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Carlos Rodríguez, responsabiliza con reparos a la inmigración y calcula una tasa de analfabetismo entre los extranjeros del 2,8%. También se pregunta sobre un posible cambio en la metodología del INE.

Fuentes del INE explican que hasta 2005 se preguntaba a los encuestados si eran analfabetos, pero que se descubrió que muchos se declaraban así por no tener estudios, por lo que se pasó a cuestionarles si sabían leer y escribir. Con esta modificación, se redujo siete décimas la tasa de analfabetismo. "Parece que hay un repunte en el analfabetismo en España por el componente extranjero, que crece más que la población española", diagnostican desde el INE. Aunque también hablan de la posibilidad de que haya cada vez más analfabetos desocupados y, por tanto, localizables en casa, que es a donde se acude para realizar la encuesta.

A pesar de la subida, los expertos concluyen que el grueso de analfabetos lo forman las personas mayores y de sectores de exclusión social. "Está vinculado al fracaso y al absentismo escolar, especialmente en familias en situación marginal, donde el control de los padres sobre los hijos disminuye", apunta la profesora de la Facultad de Educación de la UNED María Luisa Sarrate. En todo caso, cree que "el analfabetismo en España no es alarmante, aunque haya que preocuparse de reducirlo".

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad