Domingo, 23 de Noviembre de 2008

La gente infeliz ve más televisión

Según un estudio, el consumo televisivo puede aumentar si la crisis perdura

PÚBLICO ·23/11/2008 - 22:00h

Las personas que no son felices pasan más tiempo sentadas en el sofá frente a la televisión. La gente feliz, en cambio, prefiere dedicar más tiempo a leer y a salir fuera y relacionarse con otros. Ésta es la principal conclusión de un estudio realizado por sociólogos de la Universidad de Maryland (EEUU) que publica la revista Social Indicators Research.

Tras analizar los datos sobre actitudes sociales y formas de pasar el tiempo recopilados a lo largo de 30 años, sus autores concluyen que pasar más horas viendo la televisión puede generar en los espectadores una cierta felicidad durante el momento que pasan frente a la pequeña pantalla, pero a largo plazo los efectos son negativos y aparece el arrepentimiento.

“La televisión no parece satisfacer a la gente a largo plazo al contrario de lo que ocurre cuando dedican ese tiempo a la lectura o la prensa”, explica John P. Robinson, coautor del informe y sociólogo de la Universidad estadounidense. “Ver la televisión puede ser una vía de escape, pero los datos sugieren que el hábito de verla puede ofrecer un placer inmediato a expensas de padecer posteriormente perjuicios psicológicos a largo plazo”, advierte este experto.

Las personas que aseguran ser felices son las más activas socialmente

Asimismo, basándose en los datos de los informes que ha realizado sobre el uso del tiempo, Robinson augura que se producirá un incremento significativo de las horas que la gente pasa ante la televisión si la economía sigue empeorando durante los próximos meses o años.

“A través de épocas de bonanza o crisis, nuestros estudios diarios han hallado claramente que el trabajo es la actividad principal que contrarresta el consumo de televisión. Pero cuando la gente dispone de más tiempo libre, el consumo televisivo crece significativamente”, analiza el sociólogo de la Universidad de Maryland.

El estudio, realizado entre 1975 y 2006, involucró a 30.000 adultos a los que se preguntó por las actividades que más han contribuido a su felicidad, informa OTR/Press. Los resultados se dividieron en dos tipos: los que hacían referencia a la felicidad cotidiana y los basados en actividades a largo plazo. Los investigadores descubrieron que en ambas categorías los encuestados se sentían más felices con las mismas actividades, excepto en el caso de la televisión.

Adictiva

Así, constataron que las personas que aseguraban ser felices eran las más activas socialmente, las que votaban, leían más libros y periódicos que el resto.

En cambio, la gente que se consideraba infeliz pasaban un tiempo muy superior sentadas en el sofá frente a la pequeña pantalla. En concreto, consumían un 20% más de televisión que la gente feliz.

Steven Martin, coautor del estudio, asegura que la caja tonta tiene un poder adictivo por el placer que aporta a corto plazo. “Las actividades adictivas producen momentos de placer, pero a largo plazo desembocan en malestar y arrepentimiento”, advierte el experto.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad