Sábado, 22 de Noviembre de 2008

La Caixa avisa de que la venta de Repsol está verde

La entrada de Lukoil en España desata una tormenta política. Rajoy la califica de inmoral

Público ·22/11/2008 - 21:10h

El director general de La Caixa, Joan Maria Nin, trató de atemperar el sábado los ánimos sobre la aparentemente inminente venta de su participación en Repsol a la rusa Lukoil. "Está todo en una fase incipiente", matizó Nin durante las jornadas de economía convocadas en S'Agaro, Girona. "Ha empezado a negociarse y lo que se manifiesta ahora a la opinión pública es sólo una posibilidad. Pasados unos días esto puede coincidir o no con lo que se ha dicho", apostilló el ejecutivo, informa Alberto Cabello.

La llamada al escepticismo de Nin choca con la información que se ha difundido hasta ahora, según la cual La Caixa ya habría acordado la venta de sus acciones (un 6% que comparte con Caixa Catalunya) e incluso, podría facilitar financiación a la petrolera rusa para adquirir los títulos de la española. Lo que quedaría por atar son los posibles avales o garantías que Lukoil ofrecerá para respaldar la deuda.

La rusa debiera ser capaz de asumir la deuda de Sacyr (5.142 millones de euros) y además comprar el 9% restante que pertenece a las cajas catalanas y a Mutua Madrileña.

Los políticos opinan

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, matizó la posición del Gobierno al asegurar que "nos preocupa que se garanticen unos requisitos, como la seguridad del suministro y el respeto a los acuerdos accionariales" pero aseguró que aún no había una oferta oficial.

De esta postura oficial habló también el candidato del PSOE a las elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, que respondió a Felipe González (que el viernes se manifestó en contra de la operación) que "éste es un asunto que concierne al desenvolvimiento de la economía y lo que deba decirse será dicho desde la esfera del Gobierno".No entró en la polémica el presidente del Gobierno, que mantuvo ayer una reunión con el Comité Federal del PSOE en la que no hizo ninguna mención a la operación. Sí abordó el tema uno de sus miembros, Joan Lerma, para advertir de que, con independencia de la solución final, es un flanco abierto por el que atacará el PP haciendo pancarta de "españolidad" y uniéndolo a la privatización de Aerolíneas Argentinas y de los fondos de pensiones que controlaba en ese país el BBVA.

En línea con la premonición de Lerma, el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, aseguraba al mismo tiempo en la clausura del Congreso del PP de Almería, que hará "lo imposible" por evitar una operación "inmoral e inaceptable" y que convertirá a España en un país de "quinta división".

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, respondió a Rajoy, acusándole de practicar una "doble moral" . Blanco devolvió al PP al calificativo de "inmoral" por "exigir responsabilidades al Gobierno de Zapatero cuando fue el de Aznar el que arrojó Repsol al mercado", al privatizar la empresa.

Noticias Relacionadas