Sábado, 22 de Noviembre de 2008

El Tibet pierde la esperanza del diálogo con China

Tibetanos exiliados deciden romper el diálogo si China no responde al memorando de "autonomía genuina"

EFE ·22/11/2008 - 17:01h

MANPREET ROMANA/AFP PHOTO - Monjes tibetanos en el exilio en el templo de Tsuglakhang en la ciudad india de Dharamshala.

Los delegados tibetanos reunidos en la ciudad india septentrional de Dharamsala, sede del Gobierno tibetano en el exilio, decidieron hoy que el diálogo con Pekín debe cesar si no obtienen una respuesta positiva sobre el memorando de "autonomía genuina" entregado este mes al Gobierno chino.

El portavoz de la Administración Central tibetana, Thubten Samphel, dijo a Efe que los delegados, quienes finalizaron hoy un cónclave en el que más de medio millar de participantes discutieron el futuro del movimiento tibetano, mostraron su "fe y confianza en el liderazgo del Dalai Lama".

Samphel agregó que los delegados pedirán al líder espiritual de los tibetanos que continúe desarrollando activamente sus funciones por considerarlo un "líder legítimo", y que abandone el estado de semi-retiro en el que se encuentra.

El portavoz precisó que las conclusiones del cónclave se traslaarán a los miembros del Parlamento tibetano en forma de recomendaciones y que no se trata de decisiones vinculantes.

Mientras, el líder del Congreso Tibetano de Jóvenes, Tsewang Rigzin, citado por la agencia IANS, aseguró que "es difícil predecir el futuro, pero la violencia no es una opción".

Rigzin, que ha sido acusado por las autoridades chinas de instigar la revuelta iniciada el 10 de marzo de este año en Lhasa, la capital de la Región Autónoma del Tíbet, volvió a negar cualquier vínculo entre su organización y grupos terroristas.

Autonomía mediante la No Violencia

En marzo de este año se registraron protestas de monjes budistas secundados por la población civil que desembocaron en unos disturbios en los que, según el ejecutivo chino, murieron veinte civiles, mientras el gobierno tibetano en el exilio elevó la cifra a 203 muertos.

Tras esos disturbios, el proceso de diálogo entre representantes del Dalai Lama y las autoridades chinas, que había quedado suspendido en 2006, fue reanudado.

Durante la octava ronda de conversaciones celebrada a principios de este mes en Pekín, los enviados del Dalai Lama Lodi Gyari y Kelsang Gyaltsen presentaron un memorando para alcanzar una "autonomía genuina" en el Tíbet.

Después del regreso de los emisarios fue convocado el cónclave, que se inició el pasado lunes, con el objetivo de discutir nuevas vías de actuación y fórmulas para resolver el conflicto tibetano.

En la ciudad de Dharamsala se encuentra la residencia del Dalai Lama, líder espiritual y político tibetano, quien se exilió en la India tras el fracaso de la insurrección tibetana de 1959.

Se calcula que la India acoge a unos 130.000 refugiados tibetanos que abandonaron sus hogares después de esa revuelta.


Noticias Relacionadas