Viernes, 21 de Noviembre de 2008

Bruselas no pone pegas a la operación: "Es puro negocio"

Las comisarías implicadas no ven impedimento alguno, al menos de momento, a que se lleve a término la compra

DANIEL BASTEIRO ·21/11/2008 - 23:01h

“Puro negocio”. Así definen diversas fuentes de la Comisión Europea la operación de Lukoil para hacerse con parte de Repsol. Las distintas comisarías implicadas no ven impedimento alguno, al menos de momento, a que se lleve a término la compra. “No vemos un problema de seguridad o abastecimiento”, recalca Ferran Tarradellas, portavoz de la Comisaría de Energía, quien recuerda que la llamada cláusula Gazprom, que protegerá al liberalizado mercado energético no ha entrado en vigor todavía. “Y cuando entre, probablemente no afectaría a este caso concreto”, aclaran fuentes de Energía.

La cláusula, que previsiblemente será aprobada a mediados de 2009, impedirá a empresas de fuera de la UE hacerse con el control de compañías de un país miembro con redes de distribución energética (es decir, con gasoductos, oleoductos, etc.) sin la existencia de un acuerdo que permita inversiones en el país comprador. Pero Repsol no esté involucrada en redes energéticas.

Por otra parte, la Comisión está decidida a que la reciprocidad en el mercado de la energía sea una realidad en el acuerdo estratégico que se negocia con la federación rusa, “a lo que Putin ya se comprometió en 2005, pero que todavía no ha cumplido”, afirman desde la Comisaría de Relaciones Exteriores. “Cabría esperar, y así lo ha manifestado el comisario de Economía Joaquín Almunia, que se dé esta reciprocidad”, afirma la portavoz Amelia Torres. Pero lo cierto es que ese mecanismo de reciprocidad  no se puede exigir con la legislación actual.

Donde Bruselas sí aplica leyes muy estrictas es la protección de la competencia, pero tampoco aquí parece haber problemas. “En todo caso, las empresas tienen que formalizar la operación y después comunicárnoslo”, avanza Jonathan Todd, portavoz de Competencia.