Viernes, 21 de Noviembre de 2008

El Gobierno quiere que Repsol siga "dirigida por españoles"

De la Vega señala que intervenir en su posible venta a compañías privadas sería retrotraerse a "tiempos pasados"

AGENCIAS ·21/11/2008 - 14:34h

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha remarcado que el Ejecutivo desea que Repsol YPF "siga siendo una empresa dirigida por españoles" y ha recordado que intervenir en su posible venta a compañías privadas sería retrotraerse a "tiempos pasados".

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Fernández de la Vega ha respondido de esta forma a por la posible venta a la petrolera rusa Lukoil de las participaciones que Sacyr Vallehermoso y La Caixa tienen en la energética española.

"Son empresas privadas" 

La vicepresidenta ha recalcado que el Gobierno desea la fortaleza de las empresas españolas por el bien de la economía nacional y que Repsol "siga siendo una empresa dirigida por españoles y con un plan industrial que sea positivo para el interés estratégico de la garantía de suministro".

"El Gobierno no es parte"

"Repsol y sus accionistas Sacyr y La Caixa son empresas privadas", ha subrayado y, como tales, tienen "sus planes de negocio y sus necesidades".

"El Gobierno no es parte", pues no tiene participación en ninguna de las tres compañías, ha matizado Fernández de la Vega, que ha explicado que no cree que se esté sugiriendo que el Ejecutivo intervenga en las empresas privadas para "prohibir o exigir" posibles compras y ventas porque "nos estaríamos retrotrayendo a tiempos pasados".

"En peligro el control estratégico"

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha criticado al Gobierno por provocar que, gracias a sus "veleidades", "pueda estar en peligro el control de un sector estratégico" como el de la energía. De Cospedal ha cuestionado la viabilidad de la presunta operación por la que la compañía petrolera rusa Lukoil adquiriría un paquete de cerca del 30% de las acciones de Repsol.

Así, ha recordado que la compra la llevaría a cabo la empresa de un país, Rusia, en el que "los procesos de intervención de los mercados", así como el funcionamiento de la economía de mercado, son "dudosos".

Igualmente, de materializarse el interés de Lukoil, el control de Repsol pasaría a "manos extranjeras", algo que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero debe impedir, ya que se trata de un sector estratégico.

Cospedal: "El Gobierno tiene encima de la mesa un problema que no sabe cómo resolver"

"El PP exige al Gobierno que garantice que Repsol no va a quedar en manos de una empresa extranjera", ha remarcado De Cospedal antes de poner el acento en que se trata de una empresa rusa y, por tanto, de un país extracomunitario, con el que no se daría la reciprocidad necesaria en esta clase de operaciones.

Para la secretaria general de los populares, el control de Repsol debe ser español, y si esta máxima está en riesgo, ha dicho, se debe a las "veleidades" del Gobierno, que en su día dio su visto bueno a que la constructora Sacyr se hiciera con un 20% de las acciones de la petrolera española, precisamente la parte más importante de la participación con la que se haría Lukoil.

Ante un panorama como éste, el Ejecutivo, a juicio de De Cospedal, debe dar soluciones a pesar de que "tiene encima de la mesa un problema que no sabe cómo resolver".

Noticias Relacionadas