Viernes, 21 de Noviembre de 2008

La ONU movilizará en Congo a otros 3.000 soldados y policías

La misión actual, con 17.000 cascos azules, no ha evitado los sufrimientos de la población civil

ISABEL PIQUER ·21/11/2008 - 08:00h

F. OREILLY/REUTERS - Un niño soldado (centro) en la línea de frente, el pasado lunes. Las ONG han denunciado el reclutamiento forzoso de menores.

El Consejo de Seguridad de la ONU decidió ayer por unanimidad mandar otros 3.000 cascos azules a la República Democrática del Congo (RDC), en un intento por estabilizar la situación en el país.

El refuerzo que consiste en 2.785 militares y más de 300 policías, que se sumarán a los actuales 17.000 efectivos internacionales de la MONUC (Misión de Paz de la ONU en la RDC) es temporal y sólo tiene mandato hasta el 31 de diciembre de este año, pero el Consejo podría ampliar su misión si lo juzga necesario.

Un refuerzo de la ONU puede hacer descartable de momento la implicación de fuerzas de paz de actores regionales como Angola, que se declararon dispuestos a enviar tropas si era necesario. La propuesta de Angola, uno de los países que participó en la última guerra de Congo apoyando al Gobierno, despertó los fantasmas de un nuevo conflicto regional. Un despliegue angolano podría ser considerado una provocación y una invitación a intervenir también por parte de países como Ruanda.

La mayor misión de la ONU

La misión de Naciones Unidas, la mayor de todas las que la ONU tiene desplegadas en la actualidad, se ha visto desbordada por los enfrentamientos que desde el pasado agosto enfrentan a las tropas gubernamentales y el grupo rebelde tutsi liderado por el general Laurent Nkunda.

En la resolución, presentada por Francia, los miembros del órgano decisorio de la ONU denunciaron "los ataques contra la población civil, la violencia sexual, el reclutamiento de niños-soldado y las ejecuciones sumarias".

Aproximadamente 250.000 personas han huido desde enero de la violencia entre las fuerzas del Gobierno y los rebeldes, que ha causado una grave crisis humana.

A falta de aclarar su mandato, el refuerzo de tropas espera evitar que se desencadene una nueva guerra como la que vivió el país entre 1998 y 2003, en la que se involucraron seis países vecinos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad