Viernes, 21 de Noviembre de 2008

2025: fin del imperio americano

El Consejo Nacional de Inteligencia (NIC) de EEUU pinta para mediados de la década de los 20 de este siglo un mundo fragmentado en el que China, Rusia y la India serán las potencias más importantes 

DANIEL DEL PINO ·21/11/2008 - 10:52h

Año 2020. El presidente de los Estados Unidos escribe en su diario: "Se dijo la verdad [sobre el cambio climático]. El problema ha sido nuestra actitud sobre la globalización. Cuando hablo de nosotros me refiero a la actitud de la élite o al grupo de líderes de todo el mundo en este contexto.

Todos nos concentramos en mantener el crecimiento de la economía. Hay muchas cosas de las que podemos estar orgullosos en este sentido [...] Pero no nos hemos preparado bien para soportar las consecuencias de ese crecimiento tan irresponsable sobre el medio ambiente".

Nueva York es arrasado por un huracán durante la reunión de Naciones Unidas. El presidente se siente avergonzado al ver cómo los líderes mundiales tienen que ser evacuados en helicópteros.

El presidente no es Bruce Willis. De hecho esto nunca ha sido rodado (aunque lo parezca). Es el informe que el Consejo Nacional de Inteligencia (NIC) de Estados Unidos hace cada cuatro años con una proyección sobre la situación mundial en el futuro. Y ese futuro para EEUU y las democracias occidentales en general, no pinta nada bien.

El presidente electo, Barack Obama, tendrá que decidir cómo se maneja con un informe tan devastador para el sistema capitalista que sigue presente, pese a la crisis. Una situación que, según el texto, no asegura que EEUU, y mucho menos la UE, sean capaces de liderar el mundo en los próximos años. La democracia en los estados occidentales peligra y algunos están "en peligro de ser controlados por redes criminales". Rusia, China y la India son el futuro.

Mundo fragmentado

El NIC pinta para el año 2025 un mundo fragmentado en el que China, Rusia y la India serán las potencias más importantes; un mundo en el que las instituciones internacionales estarán prácticamente desmanteladas; y un lugar más propicio a un enfrentamiento nuclear.

La expansión del actual sistema capitalista está en entredicho

La expansión del actual sistema capitalista está en entredicho, dando paso al predominio de un capitalismo estatal al estilo de Moscú y Pekín.

Esto marcaría el principio del fin de la supremacía de occidente y de un mundo controlado por las decisiones unilaterales de EEUU. También, la irrupción en las dos próximas décadas de actores mucho más influyentes en el ámbito económico, que harán que las clásicas alianzas occidentales se resientan y no sean capaces de hacerle frente.

EEUU puede colapsarse ante esta situación porque verá cómo su Gobierno tendrá que decidirse entre centrarse en el desarrollo nacional o conservar toda su influencia geopolítica.

Explosión demográfica...en el este

El informe calcula que la población mundial pasará de un crecimiento de 1,9 millones de personas en 2009 a 6,8 millones en 2025. Dos tercios de esos nacimientos tendrán lugar en África, que seguirá siendo tan pobre como hasta ahora, con el peligro añadido de una población todavía más vulnerable y un sistema político más inestable si cabe donde los conflictos se generalizarán.

Las diferencias de edad se ampliarán y el norte será aún más viejo que el sur. "Los países viejos, aquellos cuya población por debajo de los treinta años no llega ni a un tercio de la población total, estarán en el norte. Por el contrario, aquellos cuya población por debajo de los 30 representa a más del 60% de la población, estarán fundamentalmente en el África subsahariana". La inmigración entonces puede llegar "a doblarse o triplicarse".

En Europa sobrevivirían Francia, Reino Unido y Bélgica a este envejecimiento y sus índices demográficos se acercarían a 2,1 niños por cada mujer. Sin embargo, en Japón, por ejemplo, habrá un anciano por cada dos personas en edad de trabajar.

Se acaba el petróleo...¿ahora qué?

El informe incide en la necesidad de buscar energías alternativas ante la inminente escasez de petróleo. El gas parece ser la más idónea. "Según un estudio, hacen falta 25 años para conseguir la tecnología adecuada para desarrollar nuevas fuentes de energía. El gas puede ser una alternativa a corto plazo, pero costosa. El crudo todavía tiene un peso superior en el mercado global y se necesitará mucha inversión en tecnologías para conseguir que realmente sea una fuente de energía alternativa".

La economía de Europa será tan débil que no podrá aplicar sus innovaciones 

Europa estará a la cabeza en innovación y búsqueda de nuevas energías, "por supuesto". Pero su economía será tan débil que no las podrán aplicar. El biodiesel, tal y como está concebido hoy no es una alternativa para los expertos consultados por el NIC "por su alto coste de producción". De este modo, llaman al futuro presidente a buscar la solución más viable en términos de economía para salvaguardar los intereses del país.

Avisa también el texto del control de este tipo de energías está intentando desarrollar Rusia en todo el mundo, pero especialmente en Europa, que dependerá de Moscú para abastecerse de petróleo y gas. Con el calentamiento global, Rusia tendrá más sencillo acceder a las reservas de zonas como Siberia, lo que le colocará a la cabeza del mercado.

Peligro nuclear

Las diferentes aplicaciones de la energía nuclear provocarán en lso próximos 20 años un aumento en las inversiones en este tipo de fuente. Sin embargo, el NIC remarca que en los próximos 20 años, las investigaciones nucleares en determinados países como Irán, podrían provocar una nueva carrera armamentística.

Así, vaticina que la inestabilidad en Oriente Medio va a continuar. Los países más pequeños se verán en la necesidad de desarrollar su propio armamento nuclear para defenderse, con el consecuente peligro de que se produzca un fallo en el control del armamento.

Si en los próximos 20 años hubiera un conflicto nuclear, dice el NIC, el sistema internacional se verá colapsado por una crisis medioambiental, humanitaria, económica y social. Como solución, el NIC advierte de la necesidad de seguir insistiendo en el peligro que tiene para el planeta la proliferación del armamento de estas características.

Dos tercios de musulmanes

En cuanto a los cambios sociales, el informe sugiere que en 2025, la población musulmana de algunos países europeos podría llegar al 30% del total, lo que a juicio del NIC producirá una ruptura social sin precedentes, sobre todo en Europa.

En los países con mayores recursos, el discurso de los políticos no será radical

También advierte de que la fuerza de los gobiernos regidos por la religión y la desaparición de los estados islámicos laicos. No obstante, propone que en los países con mayores recursos, el discurso de los políticos no será radical, sino que la sociedad volverá a los inicios del islamismo: "una cultura en la que la innovación tecnológica, innnovación científica y aperturismo de ideas".

¿Sobrevivirá la democracia?

El informe sugiere que la crisis actual supondrá un beneficio en el desarrollo social del futuro, haciendo un mundo "más igualitario y plural" y destaca la democratización de China y Rusia. En ambos casos, vaticina que si sufren una crisis económica desproporcionada, sus actuales regímenes caerán y darán lugar a una sociedad de derecho.

El NIC insiste en que la situación en África y América Latina no va a ser fácil, y que aunque algunos países traten de emerger de la crisis, la inexistencia de unas instituciones sólidas en esas regiones provocará que la democratización no se complete. Es más positivo con otros países asiáticos, donde los sistemas políticos se irán consolidando a medida que sus economías mejoren.

"Hemos hablado muchísimo sobre estos problemas en las reuniones del G-14 sin poner soluciones. Mi última reflexión en este diario antes de recibir a los líderes que están siendo evacuados es que las proyecciones de crecimiento son verdaderamente malas. La acumulación de desastres medioambientales, el calentamiento del globo, la desertificación o las enfermedades, están teniendo consecuencias horribles. Incluso mucho peores de lo que pensábamos hace 20 años".

Ese futuro presidente concluye así la descripción de un futuro que, como en las películas de Hollywood, sólo él puede arreglar. Aunque quizá sea más una cosa de todos con todos. Las primeras consecuencias del cambio climático o del frágil sistema financiero empiezan a hacerse evidentes. ¿Harán algo por cambiarlo?