Jueves, 20 de Noviembre de 2008

Los pensionistas recibirán la paga más baja por el IPC desde 1999

Solbes anticipa que en noviembre la inflación se reducirá hasta el 2,5%

BELÉN CARREÑO ·20/11/2008 - 23:57h

Los pensionistas recibirán este año la compensación más baja por la desviación de la inflación en casi diez años, debido al probable frenazo de los precios hasta el 2,5% en noviembre.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, realizó ayer una inaudita previsión en un programa de televisión, al asegurar que la inflación de noviembre se situará en el 2,5%.

El Gobierno no tiene por costumbre anticipar datos tan precisos a diez días vista de que acabe el mes, pero el deseo de dar una buena noticia dentro del marasmo económico pudo animar a Solbes a adelantar el dato.

Sin embargo, la bajada de la inflación también tendrá una repercusión menos positiva en los bolsillos de parte de los 8,4 millones de pensionistas. Noviembre es el mes de referencia para fijar la paga por la compensación de la desviación de la inflación sobre el IPC previsto (2%).

Si la inflación se queda en el 2,5% anunciado por Solbes, a una jubilación media (situada en octubre en 818,88 euros) se le compensaría sólo con cuatro euros mensuales más.

Y es que este año la inflación ha jugado en contra del poder adquisitivo de los pensionistas. En lo que va de año, la inflación media se sitúa ya (incluso con el recorte previsto por Solbes) en un 4,3%, muy lejos del 2,5% que se tomará de referencia.

En verano los precios llegaron a crecer más de un 5%. El año pasado los precios realizaron el movimiento contrario y aunque en noviembre llegaron al 4,1%, la inflación media de todo 2007 se quedó en un 2,8%.

La de éste año sería la inflación más baja en un mes de  noviembre desde 1998 (que se quedó en un 1,4% por lo que no se tuvo que compensar a los pensionistas) y la paga por desviación de la inflación más reducida desde 1999.

Paga retroactiva en enero

La norma recoge que la paga que compensa la inflación de 2008 se abone, de forma retroactiva, de una sola vez en la nómina de enero de 2009. Un jubilado medio recibirá, por lo tanto, 57,32 euros extra en el primer mes del año. Esta subida se consolida en 2009 y se le añade, con efecto para el próximo año, la revalorización del IPC previsto ( 2%). En total, la jubilación media se quedará en el próximo ejercicio en los 840 euros.

El respiro de los precios es también un alivio para el ya de por sí ajustado Presupuesto del Estado para 2009. Esta exigua compensación sólo le supondrá al Estado 720 millones de euros de más. La mitad por la desviación de 2008 y la otra mitad por la consolidación de 2009. Un roto muy pequeño comparado con los 3.121 millones de euros extra que se tuvieron que poner en las cuentas de este año.

Pros y contras del descenso de la inflación

  1. Pocas mejoras en la pensión máxima: El dato de noviembre también se toma para calcular el nuevo tope para la pensión máxima que se podrá percibir en 2009. En la actualidad está fijado en 2.384,51 euros mensuales, y con el nuevo dato se podría subir hasta los 2.396, 4 euros.
  2. Más rentabilidad de los planes de pensiones: Frente a la mala noticia para los actuales pensionistas, la caída de la inflación es una alegría para los que tienen un plan de pensiones u otro producto de inversión o ahorro. Cuanto menor sea la inflación, mayor será la ganancia real de estos instrumentos.
  3. Los salarios también se verán afectados: La inflación podría acabar el año cerca del objetivo previsto del 2%. Esto provocaría que no se activasen las cláusulas de salvaguarda de los convenios colectivos que toman como referencia el IPC de diciembre, pese a que la inflación media habrá erosionado los salarios más de un 3% en el año.
  4. No afecta a las mínimas: Las pensiones mínimas tienen una subida media fijada para 2009 del 6%, muy por encima de la inflación de este año.