Jueves, 20 de Noviembre de 2008

El sector financiero pasa de la primera subasta de liquidez

El Gobierno sólo adjudicó 2.115 millones de los 5.000 millones disponibles

VIRGINIA ZAFRA ·20/11/2008 - 23:51h

La primera subasta de liquidez del Gobierno para las entidades financieras españolas no tuvo éxito. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero lanzó a principios de octubre un plan a bombo y platillo para ayudar a solucionar el problema de liquidez que la crisis ha generado en las entidades financieras españolas, pero en la primera subasta hubo muchas menos peticiones de las que se preveían cuando se lanzaron las medidas.

De los 5.000 millones de euros que había puesto a disposición del sector, las entidades sólo reclamaron 4.562 millones y en muchos casos no ofrecieron un precio adecuado o excedieron los límites de petición estipulados. ¿Resultado? Sólo colocó 2.115 millones, que se repartirán 23 entidades de las 28 que acudieron a la subasta.

Desde el Ministerio de Economía no quisieron interpretar la escasez de peticiones como un fracaso. Su lectura es que las entidades españolas son muy solventes y no necesitan liquidez, con lo cual pueden seguir concediendo créditos a los particulares y a las pequeñas y medianas empresas.

La Asociación Española de Banca (AEB) coincidió en que el resultado de la subasta confirma la solvencia del sector. Su presidente, Miguel Martín, confió en que las subastas sean un éxito, aunque admitió que no deja de ser una fórmula de “sustituir a los mercados de mala manera”.

No fue tan optimista el presidente del Instituto de Crédito Oficial, Aurelio Martínez, quien consideró una “mala noticia” la baja participación en la subasta, que atribuyó al miedo que tienen las entidades a que sus clientes les penalicen si descubren que han reclamado fondos del Gobierno, informa Efe. Sin embargo, varias cajas se animaron ayer a anunciar su presencia en la puja. Entre ellas, La Caixa, Bancaja y Caja Duero.

La próxima puja se producirá el 11 de diciembre y en ese caso (se pueden adjudicar hasta 7.885 millones) se espera más éxito, porque los tipos de interés podrían ser más bajos dada la expectativa de que el BCE acometa una nueva reducción del precio oficial del dinero a principios de diciembre. Además, en el sector explican que la fórmula elegida para esa ocasión es más favorable para las entidades que la de ayer.

Entonces, se venderán cédulas hipotecarias a tres años y se desharán de ellas definitivamente, mientras que la de ayer era una colocación de ida y vuelta. Las entidades tendrán que recomprar los activos al Gobierno en 2010.

En la primera adjudicación, las entidades pagaron un tipo medio del 3,339% y un mínimo del 3,15%, inferior al que cobra el BCE.