Jueves, 20 de Noviembre de 2008

Aguirre quiere pagar el uniforme en colegios privados

Subvencionará el 10% de un gasto que no se impone a los alumnos de la escuela pública

PÚBLICO.ES ·20/11/2008 - 22:15h

MARTA JARA - La presidente de la Comunidad de Madrid.

El Gobierno regional de Madrid subvencionará la compra de uniformes escolares, sólo extendidos en las enseñanzas privada y concertada e inexistentes en el ámbito de la educación pública. En un nuevo gesto de apoyo al modelo educativo neoliberal que abandera Esperanza Aguirre, su consejero de Economía, Antonio Beteta, aseguró ayer que esta medida "trata de ayudar a las clases medias en materia de enseñanza".

La iniciativa se enmarca dentro de una batería de propuestas con las que el Ejecutivo madrileño trata de compensar la subida de los préstamos hipotecarios. El anteproyecto presentado ayer recoge, entre otras cosas, que las familias de 570.000 escolares puedan deducirse gastos en la compra de vestuario de uso escolar y también el importe abonado en centros privados de formación de idiomas.

Ningún centro público obliga a sus alumnos a vestir uniforme. Las familias que opten por este modelo -casi el 70% del alumnado se concentra en la escuela pública- no podrán beneficiarse, por tanto, de una iniciativa que nace ajena al principio de universalidad.

La Comunidad de Madrid deducirá el 10% del importe del uniforme y el aprendizaje de idiomas. La ayuda sólo beneficiará a aquellos cuyos ingresos no superen los 10.000 euros anuales por miembro de la unidad familiar. Estas deducciones se reflejarán en el IRPF del ejercicio 2009.
Para Fátima Peinado, responsable de Educación del PSOE se trata de "una medida no equitativa e injusta, sobre todo cuando desde el Gobierno regional se están congelando las ayudas para becas de comedor y para adquirir libros de texto". Es la misma denuncia que formula Lali Vaquero, responsable de Educación de IU, quien tachó la iniciativa de "irresponsabilidad". A su juicio, la medida es más injusta aún si se tienen en cuenta "las necesidades de la escuela pública madrileña, como la falta de plazas en educación infantil o de personal en educación con necesidades especiales".

"Las medidas de Aguirre son una forma de ayudar a la escuela concertada, no a las clases medias", defiende Eduardo Sabina, secretario de acción sindical de UGT.

Para el presidente de la asociación de padres FAPA Giner de los Ríos, José Luis Pazos, la iniciativa "avanza en la privatización de la enseñanza" y "sólo beneficia a las familias que llevan a sus hijos a los colegios privados".