Viernes, 21 de Noviembre de 2008

"Sègoléne es una mentirosa sin vergüenza alguna"

Benoît Hamon, candidato a primer secretario del PS francés. Representa el ala izquierda del partido y quiere acabar con las políticas antisociales

ANDRÉS PÉREZ ·21/11/2008 - 08:30h

FRED TANNEAU/ AFP - La estrella ascendente del PS, Benoît Hamon, durante un encuentro en Brest (Francia).

Benoît Hamon, con sólo 41 años, ha logrado colgar su nombre en la órbita de las personalidades más influyentes del Partido Socialista Francés (PS) al término de unas larguísimas primarias.

Anoche, los 230.000 militantes del PS votaban, en primera vuelta, al futuro primer secretario entre tres candidatos: Martine Aubry, Ségolène Royal y el propio Hamon.

Es el líder del ala izquierda del PS. ¿Está satisfecho con el Congreso, o a punto de irse, cómo Jean-Luc Mélenchon y Marc Dolez?

Creo que Jean-Luc se ha ido en el momento en que los hechos parecen quitarle la razón. Es sorprendente ver a qué velocidad se han derribado ciertos dogmas a causa de la crisis. Aquellos socialistas que antes hablaban de libre comercio, de flexibilidad del mercado laboral, de privatización parcial de sistemas de protección social, de pensiones de jubilación privadas y cada vez más tardías... se dan cuenta de que su discurso es caduco. El centro de gravedad del PS se ha desplazado y el futuro primer secretario no podrá ignorarlo.

Hace un análisis muy positivo del Congreso. Pero ¿y los apaños entre corrientes?

No se puede decir que todo sea blanco o negro. La antigua dirección se ha reunido en torno a Martine Aubry con la esperanza de mantener el poder. Ségolène Royal ha pretendido representar la ruptura, pero con el agravante de provocar una invasión de la cultura de derecha en el partido.

"El discurso de algunos socialistas sobre libre mercado y privatización ha quedado caduco" 

¿Tanto como una invasión?

Sí. Ha traído auténticos conceptos de derecha. Por ejemplo, la defensa de una supuesta reforma de nuestro modelo social que, en realidad, consiste simplemente en hacer que los individuos soporten el coste. Significa aceptar que, quien disponga de los medios, puede tener cobertura médica, jubilación, vacaciones para sus hijos, etc. Y los otros, pues bien, sintiéndolo mucho, se les dice que no tienen derecho porque no pueden pagarlo.

Entre reacción y progreso, ¿dónde está Ségolène Royal?

Es muy difícil decir que la línea divisoria esté dentro del PS. Su principal problema es que ella encarna, en proporciones dantescas-como Sarkozy- la personalización del debate político. Algo irracional, que busca las emociones y las pulsiones. Ha entrado en una relación carismática con su electorado y con sus hinchas.

Hay quienes recuerdan que ella es en realidad racional e intelectualmente superdotada.

Ella... De entrada hay que saber que es una mentirosa sin vergüenza alguna. Acaba de declarar a Le Monde que me propuso entrar en una comisión sobre las cuestiones de las alianzas del PS con otros partidos, y que yo me habría negado. Es totalmente falso.

¿Cómo evitará convertirse en el nuevo Pepito Grillo de la izquierda alterglobalista en el PS?

Hay una manera, y yo me pregunto si es la buena. Si [Aubry] me propone la función de número dos del partido, puede funcionar; si salgo de la sede de la Rue de Solférino y voy adonde hay problemas candentes y mojo al partido. El problema es que yo quiero hacer eso como número uno ¿Es posible hacerlo como número dos?

"Con la elección de Obama, Sarkozy ha envejecido de golpe 40 años más" 

Usted se ve como el mariscal de campo del PS para hacer la guerra a la regresión social de Sarkozy.

Sí. Pero yo voy más lejos. Hay que crear una estructura de resistencia a las políticas antisociales. El problema es que los poderes locales no se coordinan entre ellos, cuando son un contrapoder importante. A partir de ahí, la sede central del PS debe ser una casa abierta a los intelectuales, sindicalistas y líderes asociativos listos para librar la batalla. Ahí está la dinámica entre la sociedad y el partido, en la capacidad de forjar respuestas.

¿Cómo se puede transformar? Hay tratados de la UE que impiden aumentar salarios o financiar sistemas de protección social.

Si esta crisis ha demostrado algo, es que todo el mundo estaba listo para saltar sobre la ocasión de pisotear los tratados. En materia de reglamentación sobre competencia, las recapitalizaciones de bancos se las saltan a la torera. Son legitimadas a posteriori.

Sarkozy está desprestigiado en Francia, pero fuera lo encarna todo, lo salva todo, de cumbre en cumbre. ¿Cuál es su magia?

Aparece como el inspirador del G-20, el presidente hiperactivo de Europa, pero es imposible encontrar un efecto real en la vida de los europeos, por una razón: no es más que marketing político, comunicación. Todo esto había funcionado mientras había un vacío de poder en EEUU. Ahora, se acabó. Con la elección de Obama, Sarkozy ha envejecido de golpe 40 años más.