Jueves, 20 de Noviembre de 2008

Cóctel de fármacos ayudaría a los niños que se orinan en la cama

Reuters ·20/11/2008 - 19:08h

Por David Douglas

En los niños que siguen mojando la cama pese al tratamiento estándar con desmopresina, sumar el medicamento para el control de la vejiga conocido como tolterodina (Detrol) reduciría el riesgo de que se orinen por las noches, informaron investigadores estadounidenses.

La desmopresina es la medicación más recetada contra esta condición, denominada enuresis, "y hemos hallado que la capacidad funcional de la vejiga es un vaticinador confiable de la respuesta a la desmopresina", dijo el doctor Paul F. Austin a Reuters Health.

"Los niños con vejigas más grandes son los más propensos a exhibir una respuesta exitosa", agregó el autor.

Por lo tanto, el equipo de Austin quiso saber si agregar otra medicación que aumente la capacidad de la vejiga, como la tolterodina, incrementaría la respuesta a la desmopresina.

Austin, de la Escuela de Medicina de la Washington University, en St. Louis, y sus colegas asignaron al azar a 41 chicos que no tenían una respuesta adecuada a la desmopresina para que continúen con el medicamento en combinación con tolterodina o placebo.

Después de un mes de tratamiento y tras excluir a siete pacientes que no cumplían con la terapia, el equipo halló un importante 66 por ciento de reducción en el riesgo de enuresis en el grupo tratado con la combinación de medicinas.

El grupo que empleó ambos fármacos también tenía una tasa mayor de respuesta total o parcial (el 44 por ciento) que la cohorte tratada con placebo (el 31 por ciento).

Asimismo, sólo un 16,5 por ciento de los pacientes del grupo con la terapia conjunta no mostró respuesta alguna al tratamiento, comparado con un 44 por ciento entre los participantes que recibieron placebo.

"Demostramos (...) que hubo una disminución importante en la cantidad promedio de noches en las que se mojaba la cama en el grupo de la terapia combinada, en relación con los que tomaron placebo", finalizó Austin.

FUENTE: Pediatrics noviembre del 2008