Jueves, 20 de Noviembre de 2008

Estudio advierte que trabajar en salud puede ser riesgoso

Reuters ·20/11/2008 - 15:56h

Por Anne Harding

Un nuevo estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) revela que los trabajadores de la salud son más propensos a morir por una infección de transmisión por sangre y dolencias asociadas que los empleados de otras áreas.

"Existe evidencia de que en los últimos 20-25 años, los trabajadores de la salud han sido más propensos a morir por ese tipo de infecciones que otros trabajadores", dijo a Reuters Health la doctora Sara E. Luckhaupt, del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) de los CDC, en Cincinnati.

"Lo que no sabemos es qué porcentaje se debe a la exposición ocupacional y qué porcentaje a conductas de riesgo fuera del trabajo, de modo que es importante pensar en ambas", agregó. Estudios previos sugirieron que la mayoría de esas infecciones no habían sido adquiridas en el trabajo.

Los pinchazos accidentales con agujas u otros errores laborales exponen a los enfermeros, los médicos y el resto del personal sanitario a sufrir infecciones por el virus del sida, la hepatitis B y la hepatitis C, escribieron en American Journal of Industrial Medicine la doctora Luckhaupt y su colega de NIOSH, el doctor Geoffrey M. Calvert.

El equipo había descubierto antes que los hombres que trabajan en el área de la salud tienen mayor riesgo de infectarse con VIH y el virus de la hepatitis. El nuevo estudio intentó analizar si la mortalidad por esas infecciones es también más alta en el resto de los profesionales de la salud.

Luckhaupt y Calvert analizaron datos del período 1984-2004, que incluyeron 248.550 muertes por VIH, hepatitis B, hepatitis C, y cáncer de hígado y cirrosis, que pueden aparecer por la hepatitis viral.

Los autores hallaron que, para los hombres, trabajar en salud duplicaba la probabilidad de morir por VIH, mientras que casi duplicaba la mortalidad por hepatitis B.

Las muertes por hepatitis C y cirrosis eran también más frecuentes en los profesionales de la salud. Pero para las trabajadoras sanitarias, sólo la mortalidad por hepatitis C era más frecuente que el resto de las causas.

Según la ocupación laboral, los enfermeros tenían el riesgo más alto de mortalidad por VIH y hepatitis B, mientras que las enfermeras eran un 31 por ciento menos propensas a morir por VIH que las trabajadoras ajenas al sistema de salud.

"La mayor limitación de nuestro estudio fue la falta de información disponible sobre los factores que podían causar confusión, como las conductas sexualmente riesgosas, transfusiones previas, consumo de drogas intravenosas y alcohol", escribió el equipo.

Los expertos agregaron que estudios previos habían sugerido que la mayoría de las infecciones de transmisión por sangre en los trabajadores de la salud no están asociadas con su ocupación. El trabajo en la industria de la salud, según los autores, generaría otros factores de riesgo.

"Se necesitan más estudios para comprender por qué, a pesar del nivel probablemente alto de conocimiento sobre la transmisión del VIH y la hepatitis, los hombres que trabajan en el área de la salud mantienen esas conductas de riesgo", escribieron Luckhaupt y Calvert.

"Las intervenciones orientadas a reducir el riesgo de transmisión de patógenos por vía sanguínea entre los empleados de los servicios de salud deberían ser específicas para cada género", añadieron.

FUENTE: American Journal of Industrial Medicine, noviembre del 2008

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad