Jueves, 20 de Noviembre de 2008

La Caixa admite que está dispuesta a vender

Dudas sobre quién inició la negociación con la petrolera rusa

A. M. V. / S. R. A. ·20/11/2008 - 09:48h

Criteria, el hólding de participaciones de La Caixa, admitió ayer en una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)
que ha mantenido “contactos informales” para vender “toda o parte de la participación” que tiene en Repsol.

La caja no dio ningún nombre, pero se cree que la venta del 20% de la constructora Sacyr y de parte del paquete de la entidad, incluyendo su participación en Repinves (el hólding que tiene un 6% de la petrolera, compartido con Caixa Catalunya, que también vendería) podría cerrarse de forma inmediata.

En la petrolera ya asumen que Sacyr está decidida a irse, acuciada por una asfixiante deuda (18.550 millones) que podría reducir en un tercio con la venta de su 20%. El mercado cree que la operación se cerrará: ayer la constructora que preside Luis del Rivero se disparó un 13% en una jornada bajista.

El precio que se maneja (unos 27 euros por título) duplica la cotización de la petrolera, que ayer cedió otro 2,5%, hasta 13,6 euros. Se interpreta que, aunque la venta se cierre, el pequeño accionista no sacará tajada porque la meta de Lukoil (que ayer no hizo ningún comentario) es quedarse en el límite del 30%.

Sacyr remitió a última hora una nota con un contenido en línea con el de sus últimos comunicados a la CNMV: todavía no hay acuerdo. La constructora también negocia la venta de su filial de autopistas, Itínere, que se perfilaba como su desinversión prioritaria.

Hace una semana la operación, que le permitiría ingresar unos 2.500 millones y quitarse otros 5.000 millones de deuda, se daba por cerrada. Pero el acuerdo con el fondo de infraestructuras del banco estadounidense Citigroup no termina de cerrarse.

Citi ha negociado con Abertis (participada por La Caixa y ACS) y la italiana Atlantia venderles inmediatamente varias concesionarias que compre a Sacyr. Según algunas fuentes del sector, La Caixa estaría intentando entorpecer la venta de la filial de autopistas utilizando el papel de Abertis en la negociación.

Sin embargo, fuentes conocedoras del proceso de venta apuntan otros obstáculos, como el precio y la negociación a varias bandas con las entidades financieras por la deuda ante los cambios de dueños. La operación está en el aire.

En medio de múltiples rumores, muchos de ellos contradictorios, ayer no estaba claro quién tomó la iniciativa de contactar con Lukoil.

La lógica invita a pensar que fue Sacyr, que necesita liquidez. Pero algunas fuentes apuntan a que fue el propio Antoni Brufau, presidente de Repsol, quien dio el primer paso. Otros medios señalan que fueron los bancos acreedores de Sacyr los que aceleraron la operación.

Fuentes próximas a la petrolera española subrayan que Lukoil “no es lo mismo que Gazprom”, porque es privada, pese a la peculiar concepción rusa del libre mercado. Un argumento similar al expresado ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La semana pasada, Brufau apostó por una Repsol “privada, independiente y española” y hace sólo dos meses decía que Sacyr era el accionista “ideal”, en alusión a su condición de mero socio financiero.

Las mismas fuentes recuerdan que los estatutos de Repsol limitan al 10% el poder de decisión de un solo accionista, por lo que la influencia de Lukoil, en caso de comprar un paquete del 30%, estaría bajo control si hay un núcleo de accionistas españoles que actúe como contrapeso.

Los rumores de venta inminente disparan a Sacyr 

La profusión de rumores sobre el eventual cambio de propiedad en Repsol tuvo ayer a una gran beneficiada: Sacyr, que se disparó un 13,2% en bolsa, en un día de fuertes caídas.  Hasta ayer, la constructora era el peor valor del Ibex, con una depreciación del 70% desde enero. Pese a la subida de ayer, el valor bursátil de la empresa que preside Luis del Rivero todavía es de menos de 2.300 millones. Antes del desplome del ladrillo, la compañía, que debe a los bancos más de 18.000 millones, llegó a valer más de 15.000 millones. Eran otros tiempos.

Noticias Relacionadas