Jueves, 20 de Noviembre de 2008

El dinero de la droga en México llega hasta la sede de Interpol

Su jefe en el país está acusado de colaborar con los narcotraficantes

SERGIO RODRÍGUEZ ·20/11/2008 - 08:00h

F.Castillo/afp - El 7 de noviembre el Ejército decomisó 540 armas al Cártel del Golfo.

El dinero de la droga en México tiene los tentáculos muy largos. Por si hiciera falta una enésima prueba de la capacidad de corromper e infiltrarse en las fuerzas de seguridad de la que hacen gala los narcos mexicanos, ahora se ha sabido que el jefe de Interpol en México, Ricardo Gutiérrez Vargas, fue detenido el domingo por sus vínculos con los cárteles de la droga.

Según fuentes policiales, Gutiérrez Vargas está acusado de encubrir y recibir sobornos de los cárteles del narcotráfico. Este funcionario, a quien su cargo daba acceso a todos los archivos y bases de datos sobre presuntos narcotráficantes, recibía presuntamente grandes sumas de dinero por informar a los señores de la droga sobre posibles operaciones en su contra, además de filtrar información sobre causas penales y sobre el seguimiento de las investigaciones.

No ha sido el primero. Gutiérrez Vargas es el segundo director de Interpol detenido por sus posibles vínculos con el narcotráfico. Su antecesor en el cargo, Rodolfo de la Guardia García, que dejó el puesto en 2005, se encuentra también sujeto a investigación policial. Ambos se encuentran arraigados (en prisión preventiva) por orden judicial.

Los dos ex jefes de Interpol son sospechosos de trabajar para los hermanos Beltrán Leyva, de quienes recibían una paga mensual. Las detenciones se producen después de que en enero pasado se consiguiera atrapar a Alfredo Beltrán Leyva, el Mochomo, uno de los capos del cártel de Sinaloa y después de recabar testimonios de testigos protegidos, algunos de ellos en Estados Unidos.

Infiltrados en la Policía

Actualmente, los hermanos Héctor y Arturo Beltrán Leyva, todavía libres, encabezan una de las ramas del cártel de Sinaloa y su organización ha logrado infiltrarse en todas las fuerzas policiales y en la fiscalía antidrogas de México, la SIEDO.

Antes de la detención del jefe de la Interpol, habían sido capturados dos jefes operativos de la SIEDO, relacionados con los mismos delitos. Ambos tenían acceso a información confidencial sobre la lucha contra la delincuencia organizada. Los hermanos Beltrán Leyva les pagaban hasta 450.000 dólares al mes. Se trata del coordinador general técnico de la SIEDO, Miguel Colorado González, y su director general adjunto de Inteligencia en la Coordinación Técnica, Fernando Rivera Hernández.

La detención del jefe de Interpol se suma a la del ex comandante de la Policía Federal Preventiva Javier Herrera Valles hace unos días, acusado de haber recibido dinero del cártel del Golfo a cambio de protección cuando estaba destinado en Tamaulipas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad