Miércoles, 19 de Noviembre de 2008

Una exposición convierte en pasajeros del Titanic a sus visitantes

Revive en Madrid el gran transatlántico hundido en 1912 gracias a la exposición 'Titanic. Objetos reales, historias reales'

EUROPA PRESS ·19/11/2008 - 18:24h

MONDELO/EFE - Un viaje por la tragedia y las historias de los pasajeros del célebre barco hundido en 1912.

Ningún buque ha sido nunca tan cautivador para el público como el trágico Titanic. Volver a ser pasajero del mítico barco; pasear por sus camarotes; admirar los objetos de su tripulación, muchos de ellos sumergidos durante 90 años en el océano, e incluso tocar un iceberg, es posible gracias a la exposición 'Titanic. Objetos reales, historias reales', que abre sus puertas mañana en Madrid.

La muestra exhibe más de 230 objetos "auténticos", encontrados en las profundidades del mar, repartidos por diferentes estancias que simulan los recovecos del gran trasatlántico, que se hundió en la madrugada del 15 de abril de 1912 con 2.228 pasajeros a bordo y en el que perdieron la vida 1500 personas.

Las historias que envolvieron esta tragedia, reflejadas en el cine, la televisión o la literatura, resucitan ahora en forma de exposición, a la que ya se han 'enganchado' 18 millones de personas en todo el mundo.

Un viaje a 1912

En este viaje en el tiempo, las entradas oscilan entre los 6,50 euros para los niños y 14,50 para los adultos. Sus pasajeros podrán contemplar los frascos de perfumes pertenecientes al perfumista Adolf Saafeld, que viajaba a Nueva York para vender las muestras y que todavía conservan su olor; admirar las piezas de la vajilla de porcelana grabada con el logo de la compañía o encontrase con una botella de champagne que nunca fue descorchada en aquel mítico viaje.

Es curioso conocer detalles anecdóticos como que el Titanic llevaba más de 20.000 botellas de cerveza en su viaje a los Estados Unidos, que se vendían a 11 centavos (8 céntimos de euro) el vaso. Algunas de estas botellas han sido recuperadas del fondo del mar intactas.

Para contextualizar la exposición, los paneles explicativos a lo largo del recorrido muestran la vida en el buque, su trágico hundimiento, y cómo fueron rescatados los objetos.

En el recorrido, también figuran las recreaciones de las cabinas de primera y tercera clase en las que durmieron los pasajeros del Titanic e incluso los visitantes de esta muestra podrán hacer una parada en el Café Verandah, un espacio inspirado en el café de la clase más lujosa.

Recuerdos intactos 

Entre los objetos que se exhiben, también se incluyen fuentes de horno perfectamente conservadas, que fueron recuperadas de la arena o el armario en el que se guardaban, que permaneció intacto durante el hundimiento y que acabó posándose sobre la arena.

La exposición, situada en la calle Goya número 5, está organizada por RMS Titanic Inc., compañía que tiene legalmente reconocidos los derechos para recuperar y preservar objetos de los restos del Titanic, sumergidos a 3.800 metros en el Atlántico Norte. Desde 1994, cuando los tribunales reconocieron el derecho de RMS Titanic Inc. sus responsables "tratan de salvaguardar la memoria del buque recuperando artefactos del lecho marino".

En total, se han realizado siete expediciones en las que se han recobrado más de 5.500 objetos.