Miércoles, 19 de Noviembre de 2008

Aplazan el juicio civil por el accidente del Yak-42

La magistrada debe juzgar a las tres compañías responsables del malogrado transporte

SERVIMEDIA ·19/11/2008 - 12:50h

El juicio civil por el accidente del Yakovlev-42 en Turquía, en el que murieron 62 militares españoles, que se iba a repetir este lunes 24 de noviembre, ha sido suspendido por decisión de la jueza Amalia Sanz, titular del juzgado de primera instancia número dos de Zaragoza que instruye el caso.

En un auto del 10 de noviembre, la jueza atiende las demandas de las compañías acusadas sobre la suspensión de la vista, hasta que se reciban las comisiones rogatorias solicitadas por ellos.

El juicio debía comenzar el lunes próximo, 24 de noviembre, en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza

Argumenta su aplazamiento en que "a la vista de las alegaciones vertidas por ambas partes y dado que no sólo faltan por cumplimentar las comisiones rogatorias solicitadas como prueba, sino que tampoco constan citados gran parte de los testigos, debe accederse a la suspensión solicitada".

"Entiendo -añade la jueza- procedente acordar la suspensión en este momento, ya que la especial complejidad de este pleito precisa de gran planificación en su organización y la necesidad de que las defensas tengan a su disposición las pruebas con la antelación suficiente, con el fin de preparar los interrogatorios de partes y de testigos".

Juicio a tres compañías

El juicio debía comenzar el lunes próximo, 24 de noviembre, en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, donde se habilitaría excepcionalmente el Juzgado de Primera Instancia, número 1 de Zaragoza. Con este proceso, se iba a repetir el juicio contra la compañía aérea ucraniana Ukranian Mediterranean Airlines (UM Air), Busin Joint-Stock Insurance y la contratista alemana Chapman Freeborn acusadas civilmente de la muerte de 62 militares españoles.

El primer juicio civil se celebró en una sala especial habilitada en la Feria de Zaragoza los días 24 y 25 de enero de 2006. En él, las familias solicitaron cerca de 60 millones de euros en indemnizaciones a las tres compañías, aunque finalmente se condenó a las tres empresas a pagar una indemnización global de algo más de 10 millones de euros a los familiares.
La parte demandante insiste en exigir una indemnización de unos 600.000 euros por víctima y rechaza el criterio mantenido por el anterior juez que vio el caso.

Además de esta causa civil, en la Audiencia Nacional se mantienen abiertas dos causas sobre este accidente, una sobre la contratación del avión y otra por las erróneas identificaciones de los cadáveres de los 62 militares que el 26 de mayo de 2003 perdieron la vida en Trebisonda (Turquía) tras cuatro meses de misión en Afganistán.

Noticias Relacionadas