Miércoles, 19 de Noviembre de 2008

Detenido el jefe de Interpol en México por colaborar con el narcotráfico

Ricardo Gutiérrez Vargas está acusado de pasar información a un poderoso cártel de la costa del Pacífico

REUTERS ·19/11/2008 - 06:59h

México ha arrestado al jefe de la Interpol en el país, Ricardo Gutiérrez Vargas, por supuestos vínculos con un poderoso grupo de narcotraficantes de la costa del Pacífico, anunció el martes la fiscalía general.

El arresto forma parte de la llamada "Operación Limpieza", que hace tres semanas puso entre rejas a dos altos funcionarios de la subprocuraduría contra el crimen organizado (SIEDO), acusados de pasar información al cártel de los hermanos Beltrán Leyva, informó la Procuraduría General de la República (PGR) en un comunicado.

La Operación Limpieza ya puso entre rejas a dos altos funcionarios

Los hermanos son ex aliados de Joaquín "El Chapo" Guzmán, jefe del cártel de Sinaloa y el hombre más buscado de México.

Gutiérrez, director general de Asuntos Policiales Internacionales e Interpol de la Agencia Federal de Investigación, está acusado de pasar información, igual que los miembros de la SIEDO que ya habían sido detenidos.

Según la fiscalía, los funcionarios recibían pagos de los Beltrán Leyva por valor de hasta medio millón de dólares al mes (unos 396.000 euros).

Combates contra el narcotráfico

Por otra parte, la Secretaría de Seguridad Pública federal detuvo el lunes a un alto mando de la policía federal, Javier Herrera Valles, para que declare sobre una imputación en su contra por presunta protección a narcotraficantes.

La guera sigue aumentando y ya se ha cobrado más 4.300 vidas

Herrera Valles había acusado a su vez al secretario (ministro) de Seguridad Pública, Genaro García Luna, de supuestas irregularidades en su gestión.

El Gobierno mexicano ha desplegado decenas de miles de soldados y policías para combatir a los cárteles del narcotráfico, que envían toneladas de cocaína, marihuana y anfetaminas a Estados Unidos, el principal mercado mundial de narcóticos ilegales.

Pero la violencia de la guerra entre los propios cárteles y contra las fuerzas de seguridad sigue aumentando, y en lo que va de año ha dejado más de 4.300 muertos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad