Miércoles, 19 de Noviembre de 2008

Nicaragua se sumerge en el caos

Las acusaciones de fraude electoral enfrentan a sandinistas y opositores

PÚBLICO / AGENCIAS ·19/11/2008 - 08:00h

Mario López / efe - La Policía tuvo que actuar para evitar choques entre manifestantes sandinistas y opositores.

Diez días después de celebrar elecciones municipales, Nicaragua no termina de aplacar el caos callejero y la violencia sectaria.

El país sigue a la espera de que las autoridades emitan el recuento de los votos mientras la capital, Managua, se consume en enfrentamientos y acusaciones de fraude entre simpatizantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

El líder conservador y candidato a la alcaldía de Managua, el banquero Eduardo Montealegre, asegura haber sido víctima de un "pucherazo" en toda regla mientras proclama su victoria.

Para contrarrestar las protestas en la capital, simpatizantes sandinistas mantienen bloqueada la principal carretera del país desde el lunes con el fin de impedir el acceso de políticos y afiliados opositores a Managua. La televisión mostró imágenes de gente agrediendo a policías que intentaban despejar las entradas a la ciudad.

Fuentes del PLC aseguran que Montealegre se ha visto obligado a refugiarse en una iglesia de Managua ante los intentos de "medio millar de sandinistas" de agredirle. Sin embargo, fueron los simpatizantes del FSLN quienes denunciaron la actitud violenta de los opositores. En el municipio de Mateare, a unos 50 kilómetros de la capital, varios miembros del equipo de seguridad de Eduardo Montealegre, que se dirigía de León a Managua, dispararon contra cinco manifestantes sandinistas apostados en la carretera que resultaron heridos.

Respuesta contundente

Eliseo Núñez, miembro de la ejecutiva del PLC, aseguró que estos disturbios fueron provocados por encapuchados sandinistas que atacaron el convoy con bombas caseras. "Ellos nos atacaron y nosotros tuvimos que defendernos", indicó Núñez. El PDL confirmó ayer su exigencia "para que se anulen estas elecciones por falta de garantías democráticas y evidencias de fraude".

Sin observadores internacionales ni miembros opositores, el Consejo Supremo Electoral (CSE) difundió el viernes el triunfo electoral de FSLN en 106 de las 146 alcaldías en juego, incluida la capital Managua. Ante el cariz que están tomando los hechos, la Casa Blanca emitió ayer un comunicado en el que "ante las evidencias de falta de transparencia, EEUU ha decidido revisar la cooperación económica que brinda a Nicaragua". En la actualidad esta ayuda supera los 30 millones de dólares al año.